Pásate a la electricidad verde

Toda persona que utiliza electricidad contribuye a fomentar el peligro nuclear. Actualmente (2010) las centrales nucleares en España representan sólo un 10 % de la potencia eléctrica instalada. Eso significa que si las cerráramos todos de golpe sólo perderíamos un 10 % de la electricidad que podemos fabricar.

Las nucleares se mantienen por razones económicas. En el 2010 las centrales nucleares generaron 61.944.000 MWh (Datos de REE) y cobraron de media 37 €/MWh (Datos OMEL) por lo que se deducen obtuvieron 2.291 millones de € cuando su coste 371 millones de €. Lo cual indica que obtuvieron unos beneficios de 1.920 M€ para las empresas titulares, algo más de un 520% de margen.

Los principales oligopolios eléctricos del mercado están implicados en mantener las nucleares: Endesa, Iberdrola, Gas Natural-Fenosa. El único lenguaje que entenderán estas corporaciones para que cierren las nucleares es que dejemos de ser sus clientes (esclavos energéticos).

Cuando probablemente se haya acabado la vida útil de todas las centrales nucleares españolas, se habrán vertido, por lo menos, 3.500 billones de Bq, y se habrán producido 1.300 toneladas de residuos radiactivos, que deberán velarse durante miles de años.

Basta con aprovechar la liberalización del mercado eléctrico y cambiarse de compañía. No hay que cambiar ni contadores y se tienen las mismas garantías de suministro eléctrico. Pero cada mes estando en una compañía que sólo ofrezca energía eléctrica renovable y no gestione centrales nucleares estamos contribuyendo de forma EFECTIVA a desnuclearizar el país.

En el 2010 la mayor presencia de renovables permitió un ahorro en el precio del pool eléctrico de forma que este cayera a 28 € MWh cuando en el 2008 estuvo a 67 € MWh. La patronal eléctrica mete el miedo de los costes de las renovables y en especial de la fotovoltaica, porque los paneles solares para autoconsumo eléctrico podrían cambiar el sistema eléctrico como en su día lo hicieron los ordenadores de sobremesa frente a los centros de computación centralizados. No te dejes engañar y actúa. Puedes con tu recibo eléctrico contribuir a avanzar hacia una sociedad 100 % con energías renovables.

Este escenario es posible. Greenpeace lo ha demostrado, Eurosolar lo ha particularizado, WWF lo reitera y algunos incluso han pasado a la acción proponiendo ejemplos prácticos con el autoabastecimiento con fotovoltaica en casa, la llamada Guerrilla Solar.

Para que una sociedad deje de ser radioactiva y libre de emisiones de gases con efecto invernadero hay que salirse del sistema cuerpo a cuerpo. Basta con rellenar algunos formularios y dar una señal clara y contundente por una sociedad 100 % con energías renovables.

De momento tienes dos posibilidades:

Gesternova (la comercializadora de las empresas productoras de renovables APPA)
Som Energia (la primera cooperativa de generación y comercialización de energía renovable)

A medida que nos desconectemos de las nucleares y las centrales fósiles habrá más iniciativas a favor de las energías renovables. ¿Estás indignado? Pasa a la acción. Y si tienes dudas, no dejes de leer El imperativo energÉtico.

 
terra.org