Vecinos de la calle Juan Ramón Jiménez presentan 215 firmas para pedir un semáforo

Cansados de que sus quejas y reivindicaciones no encuentren respuesta, vecinos de la calle Juan Ramón Jiménez han decidido dar un paso al frente y han presentado en el Registro del Ayuntamiento un escrito acompañado por 215 firmas en el que exigen que se regule con un semáforo el tránsito de los peatones en el tramo situado junto a la salida del puente de la Virgen. Los afectados fundamentan esta petición en los numerosos accidentes de tráfico que se han producido en este entorno en los últimos tiempos y, especialmente, en el atropello que sufrió en marzo del año pasado un menor.

En la misiva dirigida al Ayuntamiento, los firmantes denuncian la “peligrosidad que entraña que circulen vehículos con doble sentido por esta calle, algo que supone que cruzar por esta vía sea muy peligroso para los peatones”. En esta línea, lamentan que no exista ninguna “señalización de precaución” para los vehículos, ni regulación alguna del tráfico de los viandantes, a lo que se suma el mal estado de los pasos de cebra.

Paralelamente, los vecinos precisan en el escrito que “en Juan Ramón Jiménez existe un acusado tráfico en horas punta, por tratarse de una céntrica calle con numerosos comercios, cafeterías y restaurantes”, y alertan de que la circulación se ve agravada por la existencia de paradas de autobuses escolares, lo que hace que la vía sea muy utilizada por menores; por el carril bici; y por la existencia de un área de carga y descarga. El escrito concluye diciendo que “se trata de una calle muy transitada por niños durante los días festivos por la proximidad de los cines Odeón, que ofrecen sesiones infantiles”.

La portavoz de los firmantes, Eva María Fernández, explicó ayer que, a raíz del atropello que se produjo hace ahora un año, ya presentaron un escrito en el Ayuntamiento en el que recibieron la callada por respuesta. La vecina asegura que la solución definitiva pasa por suprimir el doble sentido en esta concurrida y céntrica vía, pero admite que “somos conscientes de que eso es imposible. Por eso, sólo pedimos que se ponga un semáforo, porque lo que ocurre ahora es que a veces para un coche, pero el que viene por la otra vía no lo hace, y, además, se trata de una zona con muy poca visibilidad porque el paso de peatones está situado a la salida de la rotonda y, al final, el viandante se encuentra muy desprotegido”. A ello, según comentó, se suma la concentración se gente que se produce durante los fines de semana en los periodos en los que el antiguo cine Alcázar ha estado abierto como local de ocio, ya que ha habido percances con vehículos por las dimensiones de las aceras.
En cualquier caso, la reivindicación ya comienza a adquirir la calificación de histórica. Y es que, como explicó la portavoz de los afectados, hace tres años ya se presentaron escritos, sobre todo después de que se arreglaran las calles Alfonso XII, Ángel y el otro tramo de Juan Ramón Jiménez, donde incluso se hicieron aceras más anchas, mientras que en esta zona no se acometió ningún tipo de reforma.

Los afectados, según confesó su portavoz, confían en que, en esta ocasión, las quejas encuentren una solución; de lo contrario, según anunció, continuarán con esta particular batalla con la que sólo aspiran a preservar la seguridad vial en la zona.