Vecinos de Altabix denuncian la existencia de basura, cristales y ropa abandonada en el huerto de la avenida Alicante

Los excrementos de los perros en el suelo han dejado de ser el principal problema en el Huerto Villa Carmen de la avenida de Alicante. Ahora, la multitud de palmeras que caracterizan esta zona verde de la ciudad comparten espacio con latas, plásticos, botellas de vidrio, mantas, restos de ropa… Una dejadez que ha causado el malestar de los vecinos por la mala imagen y el peligro que supone para niños y mascotas.

“Es una vergüenza cómo está este parque, de unos meses a esta parte se está acumulando una cantidad de basura impresionante, está claro que no limpian la zona”, señala Lorena Gallero, una vecina del entorno de la avenida de Alicante, donde se ubica el huerto Villa Carmen.
Como ella, son muchos los residentes de la zona que se han percatado de la suciedad que predomina en este espacio verde de la ciudad muy visible por encontrarse en un lugar de paso para ir en dirección a Alicante o Santa Pola. Pero, también, muy frecuentado por turistas que quieren conocer el Palmeral.

“La limpieza no está a la altura, ya no se ve gente inapropiada, antes había algún que otro pedigüeño, pero da muy mala impresión ver tanto desperdicio tirado en el suelo, sobre todo en la entrada del parque”, comenta Ricardo Seller Abad.

Y es que, además de encontrar latas, plásticos, ropa, mantas, zapatos y botellas en el acceso del huerto, vecinos señalan que fuera de los caminos, en las zonas más escondidas del parque, la situación se agrava aún más si cabe.

“Hemos llegado a ver, cuando he paseado a mis perros, colchones, jeringuillas y vidrios enormes que han herido ya a una mascota del barrio y le han tenido que dar hasta doce puntos”, explica Gallero.

Los excrementos de perros tirados en el suelo han pasado a un segundo plano en este parque donde parece que hay más concienciación al respecto. Ahora, la preocupación de los vecinos es la falta de mantenimiento en la zona.

“Está muy dejado el huerto, hay un jardinero que viene a menudo, pero la basura no se la lleva porque está aquí a la vista de todos”, señala María Salas.

Sin embargo, los vecinos también se han percatado de las ramas esparcidas que han caído de los árboles y de varias palmeras afectadas por el picudo rojo sin talar.

“La gente no se preocupa por cuidar el parque y tampoco el Ayuntamiento lo mantiene como debe”, comenta Julio Mas.
Así, los residentes coinciden en que las brigadas municipales deberían poner mayor atención en este huerto.
“Hay que limpiar más para mejorar la imagen de este espacio verde”, dice Ana Ponce.