Una obra con el plazo en los talones

Proyecto de revitalización del cauce del Vinalopó. Las obras de la ladera incluidas en el segundo Plan E han estado acompañadas desde el principio de un sinfín de imprevistos y algún que otro traspiés. El proyecto tenía que estar finalizado el pasado 31 de diciembre, pero el plazo pasó. Fue entonces cuando el equipo de gobierno anunció que había obtenido una nueva prórroga hasta el 30 de junio, y aseguró por activa y por pasiva que en esta ocasión sí se cumpliría con lo establecido. Las obras siguen estos días, pero un paseo por la zona es más que suficiente para comprobar que tampoco se va a llegar, y que los fondos estatales vuelven a estar en el aire.

Los operarios de la empresa adjudicataria de la ejecución del proyecto de revitalización del cauce del Vinalopó, en el tramo comprendido entre el puente del Ferrocarril y el del Bimil·lenari, incluido dentro del segundo Plan E y con una inversión de 3,3 millones de euros, continúan estos días a toda marcha, con el fin de intentar acabar las obras cuanto antes. Más movimiento de tierras, la plantación de los árboles, la instalación del riego por goteo o el montaje de las estructuras de las dos futuras pasarelas con forma de “Y” que unirán uno y otro margen del río centran las labores. Sin embargo, a estas alturas es imposible que el proyecto pueda estar concluido para el próximo sábado, cuando finaliza la prórroga que, según anunció el equipo de gobierno hace ahora unos meses, dio la Administración central.
Sin embargo, el acta de la Junta de Gobierno Local del pasado 11 de mayo -a la que a la que se llevó un expediente con los nuevos costes que no figuraban en el proyecto inicial, aunque sin que eso supusiera un incremento del contrato originario- refleja el acuerdo de “condicionar la aprobación de los precitados precios contradictorios a la obtención de la prórroga solicitada al director general de Cooperación Local, en virtud del acuerdo de la Junta de Gobierno Local de fecha 25-11-2011, pendiente de autorización a fecha de hoy”, y establece que, “en el supuesto de que no fuere concedida y hubiere pérdida de la financiación de este proyecto incluido en el Fondo para el Empleo Local, el adjudicatario de la obra no tendrá derecho a indemnización alguna al no haber efectuado la misma en plazo”.
El concejal de Ordenación Urbana e Infraestructuras, Vicente Granero, en cualquier caso, aseguraba ayer que “se trata de una obra compleja, con imprevistos que nos encontramos, y con varias unidades de ejecución, en la que se están plantando árboles, y se sigue con los taludes y las pasarelas, por lo que, en principio, los trabajos acabarán en unas semanas”. Por ello, según confesó, “apuraremos los plazos que se establecen para la revisión de la obra, que es de varias semanas, para poder acabar”. Además, afirmó que, “según nos han dicho los técnicos, la autorización de la prórroga ya ha llegado por escrito”, aunque no concretó la fecha en la que habían recibido esa comunicación.
Por otro lado, el edil rechazó que se pueda producir una situación como la que ya se vivió con la rehabilitación del antiguo convento de las Clarisas, cuando hubo que devolver la aportación estatal y hacer frente a una sanción de 300.000 euros. “Esa situación ni nos la planteamos, porque en ese caso las obras no llegaron a comenzar, mientras que en la ladera ya están casi acabando, como se puede ver estos días”, sentenció.