Un rumor sobre la contaminación del agua desata un nuevo choque entre el PP y el PSOE

La alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso, calificó ayer de “muy grave” el hecho de que algunas personas, “por interés propio”, según dijo, se hayan encargado de crear una alarma social falsa” con la contaminación del agua potable. Alonso aseguró, en alusión a la diputada socialista Modesta Salazar y sus comentarios en twitter, que “hacer esto con un bien de primera necesidad es, incluso, delito”. Estos hechos, según Alonso “son propios de personas ruines que quieren que nada funcione; no se merecen estar en las instituciones”. La primera edil explicó al respecto que se produjo un problema en el suministro de agua potable en Elche, Santa Pola y Crevillent pero, “no tuvo nada que ver con nosotros, ya que depende de la Mancomunidad de los Canales de Taibilla”.
Por su parte, el portavoz del grupo popular en el Ayuntamiento, Manuel Rodríguez, pidió ayer expresamente la dimisión de Modesta Salazar por la “irresponsabilidad de difundir falsos rumores sobre una hipotética contaminación. Ha hecho algo muy grave, que es crear una falsa alarma social, más cuando es una persona que ostenta un cargo público”. Rodríguez recordó que Modesta Salazar es, además, una persona que tiene una profesión sanitaria, “por lo que debe conocer cómo se actúa ante este tipo de falsos rumores que ella avivó desde su twitter”.
Rodríguez felicitó a la empresa Aigües d’Elx, que el domingo emitió un comunicado para garantizar que el agua que salía turbia en algunos barrios de Elche era, pese a ello, potable y no había ningún riesgo sanitario.
Por otro lado, el portavoz de la ejecutiva local del PSOE, Joaquín Martínez, manifestó que “como el equipo de gobierno y la alcaldesa no saben lo que se llevan entre manos y son incapaces de hacer algo productivo por Elche, se dedican a montar numeritos y a atacar al PSOE como única forma posible de ocultar que su gestión hace aguas por todos lados”.
El portavoz de la ejecutiva socialista añadió que “es lamentable comprobar cómo, un día sí y otro también, la alcaldesa aparece ante los medios de comunicación fuera de sí y lanzando de forma compulsiva acusaciones y amenazas contra los socialistas. Mercedes Alonso ocupa un cargo demasiado importante como para actuar con tan poca dignidad”.
El PSOE le pidió ayer a Mercedes Alonso “que recapacite. Todavía le quedan dos años y medio de mandato y ahí fuera hay una ciudad que espera algo de su Ayuntamiento”, apuntó Joaquín Martínez, quien subrayo que “bajo ningún concepto” va a dimitir la Modesta Salazar, “y menos por haber expresado una inquietud de muchos ciudadanos ante lo que pudo haber sido un problema serio”.Según Martínez, la petición de dimisión es un “paso más de la persecución del PP hacia los cargos socialistas”.