Un paso adelante en la fusión nuclear

DE LA FISIÓN A LA FUSIÓN
Un equipo del Laboratorio Lawrence Livermore, de California, ha comprobado que es posible reproducir las condiciones de la fusión. El ensayo es un paso adelante para resolver el problema energético.

La fusión nuclear es un reto para los científicos. Cuando sea posible reproducir en el laboratorio las condiciones de la fusión nuclear, el problema energético estará casi resuelto, con la gran ventaja de que será una energía limpia y sin residuos.

El fundamento está claro: se trata de fusionar dos núcleos atómicos, una unión que genera una inmensa cantidad de energía. El problema también es conocido: para vencer la repulsión de los átomos se necesitan unas presiones y temperaturas elevadísimas, nunca alcanzadas hasta ahora.

Un ensayo realizado por científicos del Centro Nacional de Ignición (NIF) y del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore han demostrado que es factible crear en el laboratorio las condiciones necesarias para la fusión inercial. Para ello, “los investigadores dirigieron 192 rayos láser hacia una pequeña cápsula –capaz de almacenar una mezcla de deuterio y tritio–, calentándola hasta 3,3 millones de grados Kelvin, un logro con el que allanan el camino para el siguiente gran paso: el encendido y la implosión de una cápsula llena de combustible”, según explica un artículo publicado en la revista Science.

Esto no significa que la fusión nuclear vaya a ser una realidad a corto plazo. Como insiste Tomás Díaz de la Rubia, jefe de investigación y desarrollo del Lawrence Livermore, “estos son los primeros resultados de una serie de experimentos que se han llevado a cabo entre mayo y diciembre de 2009 y los primeros desde que finalizó la construcción del láser.

Lo que se ha comprobado es que los 192 haces de láser funcionan a la perfección, y los resultados, realizados con 0,7MJ –aproximadamente la mitad de lo que hará falta para la fusión– indican claramente que se pueden alcanzar las condiciones necesarias para quemar un plasma de fusión y llegar a la ganancia energética en el laboratorio”.

Prototipos comerciales
Díaz de la Rubia insiste en que “los resultados son espectaculares en todos los sentidos. El que una máquina de la complejidad del NIF, que nunca jamás se había ni siquiera intentado construir, funcionara de la manera tan perfecta como lo hizo nada más comenzar los experimentos y a lo largo de los meses es una muestra de la calidad del diseño científico y perfección de la ingeniería mantenidos a lo largo de los diez años empleados en su construcción”.

Los siguientes experimentos comenzarán en verano y durarán hasta finales de 2012. El físico estima que falta, al menos, una década para construir el prototipo de una planta comercial que genere energía y añade que “proponemos que en el segundo cuarto de siglo una las alternativas sean los híbridos fusión y fisión”.

Otro de los grandes proyectos en fusión nuclear es el ITER, en el que participan la Unión Europea, Canadá, Japón, Rusia y Estados Unidos. El reactor de fusión se ubicará en Cadrache (Francia) y su construcción acaba de comenzar, por lo que aún faltan más de diez años para que comiencen los primeros experimentos. La diferencia entre estos dos modelos es que “el NIF se basa en la fusión por confinamiento inercial mientras que el ITER lo hace en la fusión por confinamiento magnético”, aclara el catedrático de Ingeniería Nuclear de la Universidad Politécnica de Cataluña, Javier Dies.

Modelos sin competencia
¿Esto significa que en esta carrera nuclear lleva ventaja el modelo inercial? “En ciencia nunca se puede aventurar cómo van a transcurrir las cosas. La ciencia da sorpresas y pueden surgir hallazgos que lleven a que uno avance más deprisa. Tampoco implica que un modelo vaya a imponerse sobre el otro; puede suceder como con los motores de gasolina y los diesel. Lo que sí sucederá es que uno de los métodos será más fácil y más barato de conseguir y acabará imponiéndose”.

El catedrático matiza que, “por ahora, tendremos que seguir durante unos años más con las centrales nucleares de fisión y después comenzar con las de fusión. Mi previsión es que tenemos un futuro nuclear muy próspero”.
Un futuro en el que tendrán cabida sistemas energéticos mixtos: nucleares, renovables y fósiles.

Vía | expansion.com


> Comparte este artículo en:

http://es.wikipedia.org/wiki/Global_Peace_Index