Un oasis para el litoral ilicitano

La maquinaria pesada ha tomado el litoral ilicitano en los últimos días. Las excavadoras van abriendo hueco en la arena, mientras que los camiones van acercando las palmeras hasta la playa. La primera parada ha sido El Altet, aunque a partir de hoy, si no surgen imprevistos de última hora, la actuación se prolongará a Arenales del Sol también, con un objetivo muy claro: poner en valor la costa ilicitana con estos particulares oasis que, al mismo tiempo, servirán para crear espacios de sombra.

Para ello, se van a utilizar parte de las 250 palmeras datileras del huerto de San Luis, un espacio de propiedad privada del que fueron arrancadas en septiembre porque el Ayuntamiento estimó oportuno que, al ser ejemplares de titularidad municipal, se tenían que trasladar a un lugar público. De hecho, durante este tiempo han estado descansando en el huerto de la Molinera.

El concejal de Vía Pública, Manuel Rodríguez, detalla que la idea es poner tres agrupaciones de palmeras en El Altet y doce en Arenales, cada una de ellas integrada por entre ocho y doce ejemplares de distinto tamaño. La elección de los emplazamientos, lógicamente, no es casual: “De momento, sólo se han elegido estas playas porque lo permiten por la anchura que tienen y porque no podemos actuar en el sistema dunar, que tiene su propio ecosistema. Además, hemos intentado situarlos junto a espacios de juegos infantiles y otros lugares que requieren zonas de sombra, pero siempre y cuando sean de fácil acceso para el riego”, puntualiza el edil.

Las palmeras se están plantando sobre la arena, pero no se va a incorporar ninguna otra especie ni material externo, aunque se creará un pequeño parterre para facilitar el riego, que, inicialmente, tendrá carácter semanal con el fin de que los ejemplares enraícen. En términos generales, tienen entre dos y cuatro metros de altura, aunque también hay algunas que llegan hasta los siete metros. En cuanto a la excavación, se están haciendo orificios de hasta un metro cúbico para que pueda entrar el cepellón de las palmáceas.

Las brigadas de Parques y Jardines comenzaron con los trabajos la semana pasada y, en principio, está previsto que se desarrollen a lo largo de un mes, aunque, eso sí, con la vista puesta en que todo esté listo de cara a la campaña de verano. Para ello, el proyecto pasó por la Junta de Gobierno Local recientemente y cuenta con la autorización del Servicio Provincial de Costas, según confirma Manuel Rodríguez, quien subraya que los ejemplares se están trasladando con la preceptiva guía de transporte.