Un incendio en el campo de Elche obliga a desalojar tres casas y mata decenas de aves

Una gran columna de humo llamó la atención de los vecinos de la pedanía de Alzabares Bajo y de aquellas personas que circulaban por la carretera de Las Bayas, sobre las 12 horas de ayer. A los pocos minutos la densa humareda de color blanco se podría ver también desde cualquier parte de la ciudad. Se había producido un incendio de grandes dimensones en una de las fincas, aparentemente deshabitada.
Según los bomberos, el fuego pudo extenderse cuando una ráfaga de aire hizo saltar una pavesa de una hoguera a toneladas de despojo agrícola que había acumuladas. En la parcela había un gran orificio donde el inquilino de la vivienda procedía a la quema de todo tipo de desechos, pero la potencia de las llamas y el viento provocaron un siniestro de gran magnitud. Los residentes de las casas colindantes, aseguraban haber denunciado en varias ocasiones que en el terreno se depositaban restos de palmera y otras plantas, ya que son residuos altamente inflamables y podría, en un futuro, crear graves daños a las viviendas de alrededor si ocurriera un incendio, como finalmente ha sucedido.
Afortunadamente no hay que lamentar daños personales, ya que los residentes de las viviendas más próximas se percataron muy pronto de lo que sucedía. Aun así, se procedió por parte de la Policía Nacional, de los Bomberos y de Protección Civil, a desalojar las tres casas más cercanas al terreno donde estaban las llamas. A los desperfectos materiales ocasionados por el fuego, hay que añadir la muerte de más de una treintena de aves de un corral cercano (gallinas, polluelos y un pavo), que no pudieron sobrevivir debido a la gran cantidad de humo inhalado. Sí se pudo rescatar a tiempo a dos perros de la misma vivienda, por parte de los mismos propietarios y de la Policía.
Una vez controlado el fuego, los bomberos utilizaron una de las propiedades anexas al lugar del incendio, en la cual podían abastecerse de agua y en donde montaron durante toda la tarde y la noche un retén, con el fin de vigilar que la dirección del viento no volviera a descontrolar el fuego. Horas antes habían solicitado el apoyo de un helicóptero, con la idea de apagar con mayor rápidez las llamas que se estaban extendiendo a gran velocidad, pero éste se encontraba también sofocando otro gran incendio en Gandía.

Triste estreno
Según la declaración de varios vecinos, en la finca donde se ha producido el incendio no vivía nadie. El anterior dueño de la misma utilizaba la parcela como depósito de despojos agrícolas, que posteriormente él mismo molía con el fin de venderlo como abono. El nuevo inquilino de la vivienda comenzaba ayer a habitar la casa. Según la versión de miembros de Protección Civil, el nuevo ocupante de la casa habría realizado una hoguera para quemar matorral, cuando un golpe de viento hizo que varias pavesas prendieran los desechos de palmera acumulados en el terreno. El causante del fuego, una vez llegaron los bomberos permaneció en todo momento dentro de la vivienda y según miembros del DYA estaba contrariado y muy afectado por lo sucedido. Agentes del Seprona estuvieron tomándole declaración para esclarecer la causa del siniestro.

Salvan a dos perros de morir axfisiados
Una vez comprobado que ninguna persona había sufrido daños ni inhalado humo, se produjo a ver el estado de los animales. Dos perros pudieron ser, -por parte de su propietario y de la policía- rescatados a tiempo de una de las viviendas. De haber tardado más, podrían no haber salvado a los canes. Hay elevados daños materiales, siendo sobre todo material de jardinería, árboles y plantas de las propiedades colindantes. Ni las casas más próximas ni la situada en la parcela del incendio han sufrido daños de consideración