Solicitan que el Altet se convierta en zona aeroportuaria sostenible

Cerca de 200 personas participaron ayer en la marcha en bici y a pie -y también con patines- que convocaron la Asociación Dunass y la Asociación de Vecinos de Torrellano para reclamar una región aeroportuaria sostenible, lo que supone vincular de forma eficiente y armónica la actividad del aeropuerto con el entorno medioambiental, la economía y la sociedad del territorio en el que se asienta, según apuntaron. Además, en la manifestación también se pudieron leer carteles pidiendo que el aeropuerto incluya el nombre de El Altet. La protesta contó con el apoyo de otros colectivos de Elche como grupos ecologistas y entidades del Camp d’Elx.

Parte de los participantes en la marcha salieron desde Elche y El Altet -dependiendo de su procedencia- y se dirigieron a Torrellano, donde les esperaban vecinos de esta pedanía. Desde allí, todos juntos se dirigieron al aeropuerto de El Altet, concretamente, al antiguo bloque técnico de AENA, en donde también se unieron más personas. Una vez allí, todos los participantes se encaminaron a la nueva terminal, donde se dio lectura a un manifiesto.

En este, los ilicitanos reivindicaron “la necesidad de que tanto AENA como el Ayuntamiento de Elche se comprometan en la creación de la primera región aeroportuaria sostenible del país”, tal y como vienen reclamando desde la creación de la Asociación Dunass hace dos años.

Desde el colectivo se recordó los impactos negativos que se ven obligados a soportar los vecinos de Torrellano y El Altet, como la contaminación atmosférica, acústica y electromagnética, el diseño urbanístico y la destrucción y alteración de recursos naturales, entre otros. Y denunciaron lo poco que reciben en contrapartida. “De los 3.500 empleos directos que genera el aeropuerto, tan solo un 1% son de vecinos de estas pedanías”, señalaron. “Es hora de que el transporte aéreo se establezca como una actividad económica sostenible y genere un impacto positivo sobre la sociedad y el medio ambiente”, apuntaron en su lectura.

Para ello destacaron la necesidad de que El Altet se convierta “en un aeropuerto más eficiente y menos contaminante”, que se integre a la población afectada en el complejo aeroportuario “mediante un convenio laboral de formación entre AENA y el Ayuntamiento”. También pidieron “un carril bici-peatonal que conecte el aeropuerto con Torrellano, El Altet y Balsares” y la “revalorización de espacios públicos degradados”.
Los colectivos convocantes recordaron que todo eso ya ha sido trasladado tanto al Ayuntamiento como a AENA, que “no han movido ficha”, de hecho esta última se muestra “hermética”, dijeron en referencia a que no ha querido reunirse con la asociación.

La lectura del manifiesto tuvo lugar frente a la nueva terminal, aunque los manifestantes llegaron a entrar y realizaron una sonora pitada. No obstante, todo transcurrió con calma y normalidad, según destacaron tanto los miembros del colectivo como la Policía Local.

La manifestación también provocó un atasco puntual mientras la marcha pasaba por la rotonda de entrada del aeropuerto, aunque este fue de carácter leve, según precisaron desde la Policía Local, que les estuvo acompañando en los tramos urbanos, mientras que la Guardia Civil lo hizo en los interurbanos.

La secretaria de la Asociación Dunass, Lidia Soler, se mostró satisfecha por la cantidad de ilicitanos que participaron en la marcha, ya que recordó que esta coincidió con otra cita -una carrera de carácter benéfico- que hizo que algunos colectivos que tradicionalmente prestan su apoyo al proyecto Dunass no pudieran estar presentes al estar en la carrera. El colectivo planea realizar esta marcha periódicamente.