Santa Pola inicia la tala de árboles y el desbroce de matorrales

desbroce-y-tala
Santa Pola ha iniciado la campaña de prevención contra incendios en la sierra ante la proximidad del verano y el consecuente ascenso de las temperaturas.

Las brigadas municipales del Ayuntamiento compaginan estas semanas sus tareas diarias con una importante actuación en la sierra de Gran Alacant y el paraje Meleja.

Ambos escenarios se convierten cada temporada estival en zonas de riesgo por la declaración de incendios debido a las características del lugar poblado con pinos y matorrales.

Con ello, los operarios han comenzado en las zonas más cercanas a las viviendas que lindan con el monte. En este sentido, la intervención consistirá en dejar una franja de unos ocho y diez metros libres de vegetación entre las urbanizaciones y la montaña.

De esta manera, para realizar el cortafuegos, los trabajadores municipales se encargan de desbrozar la maleza que podría ocasionar una rápida propagación de las llamas en caso de incendio hacia los inmuebles.

Asimismo, la campaña, impulsada entre las concejalías de Medio Ambiente y Parques y Jardines, incluye la tala del arbolado, concretamente, la separación de las copas de los pinos en los próximos 20 y 25 metros de espacio colindante a la sierra.

El objetivo de ello es evitar también que el fuego se extienda de un árbol a otro ante un posible siniestro, según explicaron los técnicos municipales.

Así, la prevención se realizará a lo largo del perímetro de cinco urbanizaciones de Gran Alacant más próximas a la montaña, en el Cabo de Santa Pola, donde ya ha finalizado la limpieza, y también podría incluirse la zona de Pueblo Levantino con mayor riesgo.

Desde el pasado verano, son ya tres las actuaciones que ha emprendido el Ayuntamiento de Santa Pola en la sierra dirigidas a la prevención, aunque en esta ocasión se ha incluido la tala de arbolado.

“Supone un gran esfuerzo por parte de las concejalías, ya que desde hace dos años no recibimos subvenciones del Consell y es el personal municipal quien se tiene que encargar de esta labor tan importante”, explica Javier Baile, concejal de Parques y Jardines.

Según los técnicos del Consistorio santapolero, el mes de julio está considerado como el más peligroso para la declaración de incendios en la sierra del municipio, debido al clima seco y las altas temperaturas. Mientras que en agosto el riesgo se reduce por la mayor humedad y la bajada del mercurio.