Restauran en Arenales una granja romana y una ermita del siglo XVII

YACIMIENTO ROMANO EN EL CLOT DEL GALVANY ELCHEUn equipo de arqueólogos de la Universidad de Alicante (UA) ha restaurado en el yacimiento de El Cabezo-Clot de Galvany (Elche) una granja de la época romana -de entre mediados del siglo I a.C. y comienzos del IV d.C.- y una ermita construida en el XVII.

Este equipo, dirigido por el arqueólogo y profesor de Historia Antigua de la UA Jaime Molina Vidal, llevó a cabo entre 2007 y 2009 excavaciones en la zona para poner en relación el patrimonio cultural con su entorno territorial, incluyendo el yacimiento en el recorrido interpretativo del paraje natural municipal de El Clot de Galvany.

Según informaron ayer fuentes de la UA, la falta de financiación paralizó temporalmente el desarrollo del proyecto, aunque finalmente ha concluido este año con la musealización de los espacios.

Así, la restauración y puesta en valor del yacimiento arqueológico de El Cabezo-Clot de Galvany (Elche) se inauguró el pasado jueves.

Sobre la granja restaurada, Vidal explica que no es habitual encontrar y excavar estructuras de este tipo porque se presta más atención a las grandes villas o estructuras urbanas.

Asentamiento campesino
Sin embargo, su importancia histórica reside en que es en este asentamiento campesino romano donde vivía la mayor parte de la población de extracción social baja.

Se trata de una granja unifamiliar periférica de época romana, pero con una planta de tradición indígena, lo que indica un grado de romanización relativo de sus habitantes.

Se estructura como un edificio de planta rectangular con tres ambientes precedidos de un pórtico en su fachada oriental.

La aparición de restos de molinos y estancias de trabajo revelan que su función productiva y de habitabilidad es la de ser una granja con producción de cereal.

Por lo que respecta a la ermita, fuentes de la UA han dicho que una de las razones que fundamenta su importancia histórica es que no hay constancia documental de su existencia en los archivos de Elche.

No obstante, ésta se encuentra entre las más antiguas constatadas en el territorio ilicitano alejado del casco urbano.

La ermita está dispuesta sobre las estructuras romanas y, aprovechando sus piedras y cimentaciones, se despliega como una construcción rectangular con habitación adosada con los restos de los estucos de las paredes y pavimentos en buen estado de conservación.

Además, destaca su ubicación en el cruce de caminos que llevaban de Elche al Carabasí, por un lado, y de Alicante a Santa Pola, por otro.

La revista científica Sagvntvm publicará en su próximo número un artículo con el estudio de los hallazgos descubiertos en estas excavaciones arqueológicas realizadas entre 2007 y 2009, escrito por el propio Jaime Molina Vidal.