Otro golpe duro para las palmeras de la Comunidad Valenciana

PREOCUPACIÓN POR EL PALMERAL
Carta enviada por Michel Ferry, experto INRA de las palmeras y FAO del picudo rojo, y Director Científico de la Estación Phoenix de Elche, sobre la expansión de la plaga del picudo rojo. El científico alerta de una plaga que “está hoy mucho más extendida y virulenta que cuando se descubrió en 2004.”

La Conselleria de Agricultura de la Comunidad Valenciana acaba de comunicar a los ayuntamientos de la región en una carta una retirada camuflada en la lucha contra el picudo, cuyas consecuencias van a ser terribles para el patrimonio de palmeras de la Comunidad Valenciana.

El servicio de Sanidad Vegetal anuncia que deja de inspeccionar las palmeras y de destruirlas pero no propone sanearlas o una ayuda para sanearlas. Se limita a proponer:

  • El suministro de un insecticida (el imidacloprid), pero ha limitado la utilización a dos pulverizaciones al año, lo que evidentemente es totalmente insuficiente para proteger las palmeras de nuevas infestaciones.
  • Una ayuda para la retirada de las palmeras arrancadas.
  • Por supuesto no propone nada sobre la colocación de redes de trampeo, herramienta indispensable para controlar esta plaga ni sobre la movilización y la formación de todos los actores concernidos.

Esta retirada del servicio de sanidad vegetal de la Comunidad valenciana es en realidad efectiva desde hace ya un año y ha tenido consecuencias dramáticas muy visibles en varios municipios, especialmente los que rodean la ciudad de Valencia y los de la Vega Baja. Es muy habitual encontrar en estos lugares palmeras que han llegado al último grado de infestación de la plaga sin ninguna actuación para impedir que se escapen de cada de estas palmeras miles y miles de picudos. La plaga se está multiplicando y extendiendo de manera espectacular y sin que la administración encargada de erradicar esta plaga sea ahora capaz ni siquiera de disponer de datos sobre esta explosión.

En el propio término municipal de Elche, pero sobre todo en los municipios vecinos, existen numerosos focos muy virulentos de dispersión de la plaga, con palmeras infestadas sin ningún control desde hace varios meses. Estas palmeras están soltando cada una más de mil picudos hembra que van a infestar las palmeras vecinas aún sanas. Esta situación constituye una amenaza grave muy directa sobre el palmeral de Elche, patrimonio de la humanidad. En todos los lugares donde la población de picudo ha explotado de esta manera, esta plaga ha pasado de las palmeras de Canarias a las palmeras datileras, incluyendo las adultas de muchos metros de tronco.

En lugar de analizar las razones del fracaso de su actuación en el control de esta plaga y adoptar una nueva estrategia, el servicio de Sanidad Vegetal de la Comunidad Valenciana abandona la lucha.

Hace casi tres años, la Estación Phoenix, en colaboración con los mejores expertos de esta plaga, propuso una estrategia muy distinta de la adoptada por este servicio (Taller internacional sobre el picudo organizado por el ayuntamiento de Elche en abril 2007). Esta estrategia tenía la ventaja de permitir controlar la plaga y salvar las palmeras a un coste muy inferior al dinero gastado ahora por el servicio de sanidad de la Conselleria de Agricultura. Este dinero ha sido utilizado principalmente en destruir más de 13.000 palmeras sin conseguir ningún control de la plaga. La plaga está hoy mucho más extendida y virulenta que cuando se descubrió en 2004. Además, más del 90% de las palmeras destruidas hubieran podido ser salvadas gracias a la técnica de saneamiento puesta a punto por la Estación Phoenix.

La Estación Phoenix ha avisado casi desde el principio al servicio de Sanidad Vegetal del importante riesgo de fracaso de su estrategia. Pero este servicio ha rechazado todos los avisos y todas las propuestas de colaboración de la Estación Phoenix. Esta actitud prepotente refleja por desgracia un fallo más fundamental que explica en gran parte el actual fracaso: la incapacidad de parte de esta administración en establecer una colaboración muy estrecha y sin ninguna exclusión con todas las instituciones y personas concernidas por esta plaga, especialmente los dueños de palmeras (ayuntamientos, particulares, viveristas, cultivadores, palmereros).

Sin la colaboración de todos, indispensable especialmente para detectar las palmeras infestadas, no se podía ganar la batalla contra el picudo. Además, no proponer a los dueños de palmeras otra solución que la destrucción de sus palmeras infestadas y nada para evitar la infestación de sus palmeras aún sanas era correr hacia el fracaso.

El servicio de sanidad vegetal sigue teniendo la obligación legal en el ámbito nacional y europeo de hacer todo lo posible para erradicar esta plaga o contenerla. Además, la introducción y la dispersión de las palmeras infestadas que son la causa de esta catástrofe es de su responsabilidad, por haber establecido pasaportes fitosanitarios a palmeras que legalmente debía rechazar. No se disponía (ni se dispone aún) de un método valido para inspeccionarlas.

Disponemos actualmente, eso sí, de una experiencia y de técnicas que, como se ha demostrado en varios lugares, permiten controlar esta plaga. Se ha demostrado, por ejemplo, de manera magnifica y a un coste muy accesible en el término municipal de Sagunto.

Todos los que sufren de las consecuencias de esta plaga (ayuntamientos, particulares, profesionales) deben exigir un cambio radical de actitud del servicio de Sanidad Vegetal de la Comunidad Valenciana. La colaboración de este servicio es pues indispensable para que la estrategia que permite el control del picudo sea aplicada por todos y en todos los lugares afectados.

Este servicio no puede retirarse porque haya fracasado. Al contrario, tiene la obligación moral y legal de corregir sus errores para controlar esta plaga catastrófica que han dejado entrar y dispersarse en nuestra Comunidad.

Con la colaboración transparente y activa de todos, estamos aún a tiempo de salvar las palmeras de la Comunidad Valenciana y más especialmente las del palmeral de Elche.

Michel Ferry
Experto INRA de las palmeras
Experto FAO del picudo rojo
Director científico de la Estación Phoenix

Relacionado | La Estación Phoenix advierte de que hay picudo en el Palmeral histórico | El Ayuntamiento asegura que no tiene constancia de que haya picudo en el Palmeral histórico