Nucleares, sí gracias

Los municipios en áreas de centrales quieren que Garoña siga en marcha, siempre que el CSN avale su seguridad.

La Asociación de Municipios en Áreas de Centrales Nucleares (AMAC) está a favor de la continuidad de la central de Santa María de Garoña (Burgos) por diez años más, siempre y cuando el informe del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sea positivo.

Los vecinos tienen miedo que el cierre de la central pueda acarrear consecuencias negativas para el empleo y la economía del lugar, puesto que cuando se instala un reactor nuclear en una zona, ésta se convierte en un ‘monocultivo industrial’.

Si se comprueba que Garoña puede seguir operando en condiciones de seguridad, estos municipios quieren que siga funcionando. Pero por el contrario, si el Gobierno decide cerrar la central, los vecinos esperan que se se emprenda un plan de desarrollo económico para la zona.

La preocupación de los vecinos viene por la decisión que tiene que tomar el Gobierno el próximo 5 de julio, fecha límite para decidir la renovación de la licencia de operación de esta central.

Los ecologistas piden el cierre
Por su parte, los activistas de las organizaciones integrantes de la Coordinadora Estatal Antinuclear (CEAN), formada por asociaciones como Adenex, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Coordinadora contra Garoña, Greenpeace, jóvenes Verdes, Plataforma cerrar Almaraz, Tanquem Les Nuclears-100%renovables, creen que la mejor solución para el futuro de la energía es el cierre de las centrales nucleares.

Estas organizaciones piden que el Gobierno cumpla el compromiso de cerrar las centrales, empezando por el cierre inmediato de la de Garoña (Burgos), como realizaron en 2004 y reiterarón en el programa electoral de 2008 (página 192), que puedes decargarte aquí: “sustituir de forma gradual la energía nuclear en España por energías seguras, limpias, y menos costosas, cerrando las centrales nucleares (…) potenciando el ahorro y la eficiencia energética y las energías renovables, la generación distribuida y las redes de transporte y distribución local”.

La Coordinadora sí que apoya la propuesta de la Fundación Ideas del PSOE por un cambio urgente del modelo energético presentada el 20 de mayo, en el que se aconseja en un informe pasar del actual modelo, completamente insostenible, basado en los combustibles fósiles y en la energía nuclear, a otro sostenible, que sea 100% renovable y eficiente. En él aboga por el abandono de la energía nuclear por sus múltiples problemas y por el cierre inmediato de Garoña, recomendando al Gobierno que no renueve la licencia de operación de esta central.

Según los activistas, el problema es el Ministro de Industria Miguel Sebastián porque “mantiene una actitud pronuclear, contraria al compromiso electoral adquirido por el PSOE, y además anti-energías renovables, como demuestra con cada Decreto que realiza al respecto”.

De hecho, la CEAN realizó el pasado 21 de mayo una protesta pacífica en el Ministerio de Industria para exigir a su máximo responsable el cumplimiento del compromiso del gobierno socialista de cerrar las centrales nucleares, empezando por el cierre inmediato de la de Garoña (Burgos), que sufre un proceso de agrietamiento múltiple por corrosión que afecta a diversos componentes internos de la vasija del reactor, y que ha sido reconocido por la CSN, según comental los ecologistas.

El tema del cierre de las centrales es un debate que siempre ha estado presente, y que seguro que a partir del 5 de julio lo volverá a estar otra vez.

Vía | bottup.com