Los cultivadores alertan que el picudo bloquea la venta de palmeras sanas

Los viveristas proponen a la Conselleria de Agricultura cambiar la legislación sobre la inmovilización de ejemplares en las parcelas afectadas y proponen un plan de control que garantice que las plantas que se comercialicen están libres de la plaga

 

 

E. DE GEA

El picudo rojo no sólo pone en peligro o acaba con los palmerales si no que provoca importantes perdidas económicas que puede arruinar a unos de los sectores más importantes de la agricultura ilicitana con son los viveristas. Por ello, la Comunidad de Labradores y Ganaderos de Elche, que agrupa a buen número de cultivadores de palmeras, reclama a la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación el cambio de legislación relativa a la plaga del picudo rojo que afecta a los huertos de palmeras.

En estos momentos, cuando se detecta al insecto en una parcela los técnicos de la Conselleria proceden a la inmovilización de todos sus ejemplares durante dos años, tiempo durante el cual se hacen inspecciones intermedias y si se detecta de nuevo el picudo se vuelve a inmovilizar las palmeras por el mismo periodo de tiempo.

Esta normativa provoca, según el presidente de los regantes, Antonio Valero, que “se condene” a los productores afectados al no poder vender palmeras al menos durante dos años y, como se detecte nuevamente el picudo, “cosa más que probable dada su multiplicidad rápida, el doble de tiempo”. Esta situación, añade, provoca tales perdidas económicas al agricultor que “termina abandonando el huerto porque su mantenimiento es ruinoso”.

Una cuestión de Estado
Antonio Valero considera que la plaga del picudo no es un problema local o autonómico si no, “una cuestión de Estado” porque la plaga ya se extiende desde Málaga a Cataluña.

En Elche calcula el responsable agrario que existen aproximadamente un millón de palmeras con picudo, especialmente las cultivadas para su comercialización .

Los regantes, “una vez estudiado el tema a fondo”  proponen a los responsables de la Conselleria cambiar puntualmente la legislación relativa a la inmovilización de palmeras “permitiendo y controlando la venta de ejemplares”. En este sentido se propone que el viverista o cultivador marque con una cinta todas las palmeras que se propone vender o arrancar de forma inmediata y efectuar una fumigación a fondo de las mismas. A los diez días, refleja la propuesta, se solicitaría a los técnicos de la Conselleria de Agricultura que efectúen una inspección a fondo de cada una de las palmeras que se pretende trasplantar y se marquen con otra cinta y un precinto. Si la palmera está libre de picudo y una vez inspeccionada el mismo día o el siguiente “se arranca, habiendo efectuado previamente otro tratamiento contra el picudo”.

Estas medidas, según se explica desde la Comunidad de Labradores y Ganaderos de Elche, permitiría que las palmeras que salgan del término municipal de Elche ya hayan sido inspeccionadas adecuadamente y con garantías de carecer de picudo.

Los regantes advierten, por otro lado sobre el Palmeral Histórico de Elche, que a pesar de ser el mayor de Europa y estar declarado Patrimonio de la Humanidad del “enorme peligro en que se encuentra, debido a la plaga de picudo, con riesgo de desaparecer en un plazo no muy largo”. En este sentido, ya han tenido que ser taladas algunas palmeral del casco histórico.

Un plan urgente para detener al insecto
El sindicato agrario considera que los productores de palmeras tienen aproximadamente la misma cantidad de palmeras que las existentes en los huertos tradicionales de Elche. Por ello, se considera que si la Conselleria de Agricultura, Pesca y Alimentación no toma otras medidas para que los productores de palmeras puedan subsistir a base de vender palmeras para poder mantener sus plantaciones y viveros, “finalmente las abandonarán porque su mantenimiento será ruinoso”. Se añade al respecto que cuando llegue ese momento en que no se efectúen los tratamientos que ahora se están haciendo por parte de los particulares, “el picudo se multiplicará a una velocidad de vértigo y en unos meses habrá varios millones invadiendo todos los huertos, municipales, privados o de viveristas y el exterminio del palmeral será irreversible”. Actualmente ya se están arrancando cientos de palmeras diariamente por esta plaga.

 

Diario “Información”, 03-01-12