Los agricultores, preocupados por el picudo rojo

La Unió de Llauradors se ha reunido este lunes en Madrid con el director general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio de Agricultura, Valentín Almansa, para trasladar la “preocupación” por la proliferación de la plaga del picudo rojo en la Comunitat Valenciana, según ha informado en un comunicado la asociación de agricultores.

En el encuentro han participado representantes de la Unión de Uniones, con su coordinador general José Manuel de las Heras al frente, así como el secretario local en Elche de la asociación, Santiago Pascual.

El propio Pascual ha recalcado la necesidad de controlar la proliferación del picudo rojo, una plaga que sólo en 2011 afectó a 7.200 palmeras de la Comunitat Valenciana y obligó a la destrucción de más de 7.000 ejemplares.

El responsable ilicitano de La Unió de Llauradors ha presentado varias propuestas al Ministerio de Agricultura, entre ellas, “la posibilidad de financiación para los agricultores afectados por el picudo rojo”, a lo que Almansa se ha mostrado “receptivo”, según ha explicado.

“Para ello es necesario un plan serio de control”, ha especificado Pascual, quien se ha referido al director general de Sanidad de la Producción Agraria del Ministerio como “un hombre tajante y dispuesto a colaborar” en la lucha contra el picudo, “a pesar de los tiempos de crisis”, y a condición de que “todos arrimemos el hombro”, ha apuntado Pascual.

 AGILIZACIÓN DE REGISTRO

Otra de las consideraciones que Pascual ha solicitado al Ministerio está relacionada con la agilización del proceso de reconocimiento y registro de esta plaga, ante lo que el departamento nacional de Agricultura ha revelado “ciertas dificultades”.

Dichos impedimentos están “relacionados con las largas listas de espera actuales que versan en torno a un par de años para registrar a los agricultores y que puedan proteger su cosecha”, según la Unió.

Al respecto, Almansa ha propuesto como alternativa “un sistema de usos menores para cultivos que no están muy extendidos, mediante una fórmula más sencilla para tramitar los registros”, para lo cual ha considerado imprescindible “que la empresa se informe y presente la documentación necesaria”.

Igualmente, Pascual ha asegurado que “ésta sí sería una opción válida para agilizar el proceso y no sufrir la interminable lista de espera, además de evitarse que muchos agricultores pierdan toda su cosecha y se infecten un menor número de ejemplares de palmeras”.