Licitan el proyecto del Mercado Central sin el consenso de los placeros

mercado-central
El Ayuntamiento de Elche ha puesto en marcha el proceso que acabará con la construcción del nuevo Mercado Central y la reurbanización de la zona centro de la ciudad. La Junta de Gobierno Local aprobó ayer el pliego de condiciones técnicas y clausulas administrativas del proyecto que saldrá a licitación pública para la adjudicación de las obras, redacción del proyecto, construcción y explotación del nuevo Mercado Central de Elche. Una iniciativa del equipo de Mercedes Alonso que no cuenta con la aceptación unánime de los placeros que, según indicaron a este diario, no están conformes con «el modelo de gestión ya que significará aumentar nuestros gastos».

Los placeros apuestan por renovar el Mercado Central y dotarlo de plazas de aparcamiento pero piden que se barajen otras opciones que no sea la concesión del espacio a una empresa por 40 años, como va a hacer el Ayuntamiento.

No obstante, según anunció ayer el concejal de Urbanismo, Vicente Granero, el proceso administrativo ya ha comenzado. Granero señaló que «este equipo de gobierno está trabajando desde el principio de legislatura con este compromiso electoral, con este proyecto que será una realidad».

El edil destacó que «el proyecto del Mercado Central presentará una nueva ordenación urbana del municipio, será un edificio integrado en el casco histórico del municipio y que se convertirá en el motor económico para la ciudad. Será un proyecto moderno, innovador, de reactivación económica».

El pliego de condiciones conllevará una reurbanización de la zona ya que además del Mercado Central también se va a actuar urbanizando las calles anexas, en el ajardinamiento y la urbanización de la plaza de las flores.

El coste inicial del proyecto es de 9,2 millones de euros. No obstante, Vicente Granero no avanzó ayer cómo se quedará el mercado ya que, según indicó, «dependerá de los proyectos que presenten las ofertas para llevarlo a cabo». Lo único que concretó es que las bases estipulan que habrá una zona comercial y otra con los puestos del mercado.

El Ayuntamiento estima que, de cumplirse los plazos legales sin complicaciones, las obras podrían ponerse en marcha el próximo mes de enero.

Una vez que comiencen las obras los placeros tendrán que ser reubicados en otro espacio que deberá acondicionar la empresa que ejecute el proyecto. Un emplazamiento provisional que todavía no ha sido concretado.

Una vez que el pliego ha sido aprobado por la Junta de Gobierno Local se va a proceder a su publicación en el Boletín de la Unión Europea, el Boletín Oficial del Estado y el Boletín Oficial de la Provincia con un periodo de 52 días.

Además, durante los próximos días se llevarán a cabo las catas arqueológicas en la zona que se deben realizar antes de empezar la obra.