Las calles Trinquet y Solars se unen a la zona peatonal del casco histórico

El cierre de la Corredora se aplaza hasta crear el aparcamiento del Mercado. | Desde las laderas del río, los ciclistas accederán a todos los carriles-bici.

En Elche, como en el resto de las ciudades mediterráneas, se vive en la calle y se disfruta de ella. Una teoría que nadie discute, pero que en gran parte resulta falsa en el caso ilicitano. Manda el coche y, además, sus habitantes tienen fama de coger el vehículo para todo a pesar de que no existen grandes distancias si uno decide andar.

La peatonalización de algunas calles del centro histórico levantó ampollas, hace más de una década, entre vecinos y comerciantes. Actualmente, ya nadie discute el acierto de la medida. El gran reto reconoce el alcalde, Alejandro Soler, es llevar a cabo el cierre al tráfico de la Corredora. Tiene claro que se hará, pero «posiblemente no será antes de que el nuevo Mercado Central se haya construido y sea operativo su aparcamiento subterráneo». Con este nuevo garaje se completará la red que se ha ido construyendo en torno al casco histórico en los últimos quince años.

La mesa de la movilidad, que se formó el pasado día 15, -está integrada por comerciantes, empresarios, sindicatos, asociaciones ecologistas y vecinales, taxistas y representantes de las autoescuelas- será la que tendrá que dilucidar, junto a los grupos políticos, si es conveniente o no que por la Corredora pase el transporte público. Su supresión es una posibilidad nada descabellada, según reconocen el primer edil y el concejal de Tráfico, Antonio Amorós.

Hay otras medidas ya estudiadas por los técnicos que se van a debatir a la mayor brevedad. Tiene que ver con la ampliación de la peatonalización del casco histórico. La calle Trinquet, que une Portal de Granyana con la Corredora, verá desaparecer el tráfico rodado en breve. La actuación sobre esta céntrica vía será realidad en pocos meses. Según Soler, la adecuación se va a retardar el tiempo necesario para poder solucionar el acceso a los garajes de los residentes en esta calle.

En cuanto a Solars, cuyo tráfico sube de la calle Ángel hacia la zona centro, es otra de las candidatas. De momento no está decidido si habrá cierre total o se tratará de una semi-peatonalización como ocurre en otras vías céntricas. Esta actuación, al igual que la anterior, se realizarán durante el 2010.

Usar la bicicleta
Circular en bicicleta en Elche resulta muy fácil en los barrios nuevos de la ciudad, sobre todo en la parte este, donde resulta sencillo crear carriles-bici. Sin embargo, las calles de la zona centro, debido a su diseño, no permiten la utilización de las bicicletas.

El proyecto de remodelación de las laderas del río puede convertirse en una solución parcial al problema, según reconoce el alcalde. La intención municipal es transformarlas en el gran eje de acceso en bicicleta a los barrios.

Está claro que toda la zona del Corazón de Jesús, por ejemplo, es una barrera para llegar en bicicleta a la avenida de la Libertad y al barrio de Carrús. Precisamente, a través de las laderas del río, cuya reforma las hará perfectamente transitables a las dos ruedas, se puede conectar Carrús a través de carriles-bici creados en calles y avenidas anchas. Lo mismo puede ocurrir con el Pla o el Raval.

De momento, todas las posibilidades están sobre la mesa de la movilidad. Según el edil de Tráfico, el trabajo no ha hecho más que comenzar aunque, insiste, algunas de las ideas ya están bastante claras.

Vía | laverdad.es