La venta de energía de la planta de Inusa permitirá ahorrar 10 millones

La ampliación de las instalaciones de producción eléctrica de Fontcalent servirá para sacar más provecho y que se pague menos por el servicio.

La nueva contrata del servicio de recogida de basura y limpieza de la ciudad incluirá la creación en la planta de tratamiento de residuos de Fontcalent de una instalación para generar una mayor producción de energía eléctrica. Actualmente, en la planta que gestiona la empresa Inusa en la partida de Fontcalent se producen 18 millones de kilovatios hora y año que se venden a Iberdrola, lo que representa unos ingresos de 1, 7 millones de euros. Ahora lo que se pretende, según fuentes de Atención Urbana, es que se incremente esta producción de tal manera que los beneficios redunden en una mayor eficiencia en la gestión y una menor aportación económica del Ayuntamiento a la contrata del servicio. Una medida que reducirá de los 42 millones anuales que se pagan por el servicio de recogida de basuras a los 32 que se contemplan licitar en la nueva contrata que se convocará en octubre .

Así lo afirmaron ayer los técnicos municipales acompañaron los miembros de los grupos de la oposición que visitaron la planta de tratamiento de residuos urbanos para conocer la gestión de la basura por parte de la empresa Inusa. Una visita que no convenció ni aclaró las dudas del PSOE y EU respecto a la eficiencia en la gestión de las instalaciones y las soluciones a los problemas medioambientales que genera y que afectan a las pedanías. Dudas que el concejal de Atención Urbana, Andrés Llorens, quiso aclarar a los portavoces de la oposición a los que invitó a visitar la planta para «que conozcan lo que se hace y que cuando hablen lo hagan con conocimiento de causa».
Llorens defendió la gestión que se realiza en la planta de tratamiento y afirmó que «no hay nada que esconder» y matizó que «todo huele bien», con lo que quiso eliminar cualquier atisbo de duda sobre la actuación que se realiza en la planta.
Durante el recorrido, los portavoces de la oposición Gabriel Moreno (PSOE), Miguel Ángel Pavón (EU), y Fernando Llopis (UPyD) recibieron la información de los técnicos municipales y de Inusa. Especialmente sobre las instalaciones y su funcionamiento y la capacidad del vertedero, que con la ampliación se cifró en 1,7 millones de toneladas de desechos, lo que garantiza el correcto funcionamiento de esta instalación durante más de 15 años.
Los técnicos negaron que se produzcan olores, que haya vertido de lixiviados a los barrancos, o cualquier tipo de contaminación.
Sin embargo, el edil socialista Gabriel Moreno calificó de propagandística la visita y como un intento de «prepararnos para convertir a Alicante en el vertedero de la provincia, señaló en referencia a «las intenciones del Ayuntamiento de Alicante de saltarse el acuerdo de Pleno por el que se comprometía a no permitir vertidos del exterior de Alicante».
El edil de EU Miguel Ángel Pavón, que rechazó que la planta reciba residuos de otros municipios. y al igual que al PSOE, tampoco le cuadraban las cifras de recuperación de residuos ofrecidas por Inusa, que sitúa en 2011 en un 44% frente al escaso 5% que maneja EU como dato más ajustado a la realidad, y denunció que la planta se ha convertido en un macrovertedero frente a su concepción inicial como planta de reciclaje. Pavón denunció que se pretenda hacer caja con basura de fuera y recordó las quejas de vecinos por malos olores.

LAS CIFRAS

186.000 toneladas de residuos de todo tipo se trataron el año pasado en la planta de Inusa.

1,78 millones de toneladas es la capacidad que tienen aún las celdas del vertedero.

44% es el porcentaje de recuperación de los residuos que entran en la planta de Fontcalent.

18 millones de kilovatios por hora y año es la producción de energía eléctrica de la planta.

Fuente: La Verdad 04/05/2012