La urbanizadora del Sabinar cierra y deja pendiente el campo de golf y 600 viviendas

El PSOE denuncia el oscurantismo de todo el proceso tras conocer que la empresa figura en extinción en el Registro Mercantil.

La empresa adjudicataria del del plan urbanístico del Valle del Sabinar, Imagen Valenciana S. L., ha quedado extinguida, cuando las obras del complejo continúan paralizadas sin haber acometido la construcción del campo de golf ni las 600 viviendas previstas. El Registro Mercantil ha anotado la disolución de la citada entidad con fecha del pasado 21 de enero.

El portavoz municipal del PSOE, Rufino Selva, ha alertado sobre la extinción de Imagen Valenciana, que el pasado año asumió el desarrollo del citado plan, tras absorber los derechos y obligaciones que tenía la empresa Artunduaga Gestión Urbanística en el Plan de Actuación Interior (PAI) Valle del Sabinar. Como se recordará, en este proyecto estaba previsto construir un campo de golf de dieciocho hoyos más un hotel y 600 viviendas, con posibilidad de ampliarlas a más.

La adjudicataria inicial de las obras explanó los terrenos del valle en 2008 para iniciar las obras de urbanización. La Junta de Gobierno Local le había adjudicado los proyectos de urbanización y reparcelación en agosto de 2008, después de que Artunduaga depositara una aval de dos millones de euros. También en 2009 Imagen Valenciana absorbió esta mercantil junto con Broncho Promociones y Actividades e Inversiones Futuras. La alcaldesa, Luisa Pastor, firmó meses después un decreto dándose por informada de esta operación, por la cual Imagen Valenciana se subrogaba a todos los derechos y obligaciones que Artunduaga tenía en el PAI del Sabinar.

Ahora, al conocer que Imagen Valenciana ha cerrado, el portavoz socialista denuncia “el oscurantismo en todo el proceso” y acusa al equipo de Gobierno, del PP, de “maniobrar urbanísticamente al margen de los intereses del municipio”.

Rufino Selva manifiesta que desde la adjudicación del plan “parece que el principal beneficiario ha sido la alcaldesa, Luisa Pastor, al aprovecharse políticamente de esta operación, que culminó con una moción de censura pero que, tras alzarse con la Alcaldía, ha defendido el proyecto al margen de los intereses urbanísticos de la localidad”.

Además, apunta, “se ha gastado ya dos millones de euros”, de los aportados por la urbanizadora como compensación, “para cuadrar en 2010 las maltrechas cuentas municipales”. El edil socialista critica que se haya “finiquitado esta compensación, que económicamente hubiera servido para atenuar los gastos en infraestructuras y las dotaciones necesarias para crear los servicios precisos en el Sabinar, por el hecho de acometer un proyecto de esta magnitud en el extrarradio”. Al haber gastado estas cantidades, agrega, “seremos los contribuyentes quienes tendremos que pagarlo entre todos, si finalmente este proyecto lo sacan adelante”.

El concejal recuerda que la empresa dispone de licencia para construir el campo de golf, pero todavía no ha tramitado la autorización para edificar el hotel ni las viviendas “que en principio iban a ser 600, aunque la urbanizadora solicitó a cogerse a la Ley Urbanística Valenciana, por lo que puede aumentar el número, manteniendo la misma edificabilidad”.

Cambios de manos
Selva destaca que el proyecto urbanístico “sucesivamente ha ido cambiando de propietarios hasta que en su última fase, curiosamente, el ilicitano R. S. Grupo de Empresas, que adquirió las propiedades aledañas al PAI Valle del Sabinar, se hizo también con este proyecto a través de la mercantil Imagen Valenciana”.

El presupuesto del citado plan ronda los 30 millones de euros, según los datos aportados por el grupo municipal del PSOE en un comunicado donde agrega que, de esta cantidad, 17 millones corresponden a los costes de urbanización interior, los de abastecimiento de agua potable ascienden a seis millones y medio y la evacuación de aguas residuales a otros dos millones, entre otras partidas.

Selva recuerda que el citado proyecto ya ha tenido antes problemas pues una sentencia del TSJCV anuló el documento inicial para obligar a proteger la Cañada Real.

Vía | diarioinformacion.com