La UMH inicia una investigación para obtener abonos orgánicos con el lodo de depuradoras

La Universidad Miguel Hernández (UMH) ha iniciado una investigación para obtener a partir de los lodos de la depuradora un abono orgánico que sirva para utilizarse en las campañas de repoblación con especies forestales y arbustivas en el Mediterráneo.
Para ello, la UMH acogió ayer la firma de un convenio entre el rector de la institución docente, Jesús Tadeo Pastor, la alcaldesa y presidenta del consejo de administración de Aigües i Sanejament d’Elx, Mercedes Alonso, el alcalde de Torrevieja y presidente del Consejo de Administración de AGAMED, Eduardo Dolón, y el director de Concesiones de Alicante, Miguel Ángel Benito.
Según el profesor que coordina la investigación, Raúl Moral, el objetivo del convenio es la realización de un estudio para desarrollar un compost que se pueda emplear para mejorar el entono de plantación de las especies a repoblar. Asimismo, una de las ventajas de este tipo de producto, es que potenciará el enraizamiento y permitirá prevenir plagas asociadas con el riego.
De esta manera, las actividades de repoblación se realizarán en parajes como el Clot de Galvany en Elche y en Lo Albentosa en Torrevieja y forman parte del programa de factura electrónica adoptado por las empresas que han firmado el convenio.
Así, está previsto que con la obtención del abono orgánico se puedan repoblar estas zonas verdes con más de 5.000 ejemplares de especies autóctonas.
Según el coordinador del estudio, el proyecto de investigación ya ha iniciado sus primeros pasos con cuatro pilas de compostaje de 2.000 kilos y la finalidad es que en septiembre se pueda tener una primera evaluación sobre los abonos orgánicos obtenidos.
En este sentido, Mercedes Alonso destacó que ” nos parece muy significativo para el Medio Ambiente este tipo de iniciativas y que se pueda reforestar parajes como el Clot de Galvany y otras zonas de la ciudad”.
Además de esta iniciativa, la UMH colabora en actuaciones similares como el Programa Residuo Zero, que pretende gestionar y valorizar los residuos generados en los campus de la universidad, con la obtención de productos fertilizantes a partir de los residuos asociados a las actividades de mantenimiento, restauración y jardinería.
Asimismo, la Universidad Miguel Hernández ha apostado por el laboratorio de valorización de residuos orgánicos Compolab, ubicado en la EPSO (Escuela Politécnica Superior de Orihuela) y pionera en el entorno universitario español.

Unos 1.200 usuarios prescinden del papel
El compost que se obtendrá de este trabajo que está desarrollando la UMH se empleará en la repoblación que impulsará Aigües d’Elx en noviembre en el Clot de Galvany. Para ello, la empresa mixta ha puesto en marcha una campaña que permitirá plantar un árbol por cada cliente que se pase a la factura digital y prescinda de la de papel. La iniciativa se puso en marcha a principios de junio, coincidiendo con el Día Mundial del Medio Ambiente, y, por el momento, como indica el gerente de Aigües d’Elx, Francisco Sáez, ya hay en torno a los 1.200 usuarios que se han pasado a la factura en línea. El objetivo, como apunta, “es contribuir a la preservación del medio ambiente, con el ahorro del papel, que viene de la celulosa, y, al mismo tiempo, plantar árboles y regenerar este espacio municipal”. Los interesados pueden darse de alta en la web de Aigües d’Elx, y el objetivo es dar continuidad a la campaña en sucesivos años.