La UMH crea abono a partir de los desechos vegetales de sus campus

Un aljibe recoge las aguas pluviales que emplean en la EPSO de Orihuela en el regadío de sus cultivos

 

La Escuela Politécnica Superior de Orihuela recogerá todos los deshechos vegetales de todos los campus que conforman la Universidad Miguel Hernández para crear abono en sus plantas de compostaje y utilizarlo en los cultivos donde realizan los alumnos sus prácticas agrícolas.
El campus de Desamparados cuenta con una planta de compostaje desde el año 2004 donde recicla los excrementos de las cabras y conejos que tiene en su propia granja y los restos de poda que se obtienen de adecentar el césped y los setos del recinto. El grupo de investigación que dirige este proyecto utiliza dos sistemas para convertir el material orgánico en abono. Uno de éstos consiste en aplicar ventilación forzada y los microorganismos son los encargados de convertir el material en compost. Por otro lado, los investigadores de la Epso, han recuperado el sistema de compostaje con lombrices. Estos gusanos son los encargados de degradar la materia orgánica.
El sistema permite, según explican la profesora del departamento de Agroquímica y Medio Ambiente, Concepción Paredes y Enrique Agulló, becario predoctoral «ahorrar en la compra de fertilizantes inorgánicos y en sustratos a base de turba que puede desaparecer porque no se trata de un material renovable, así como reducir gastos porque ninguna empresa externa tiene que llevar la gestión de nuestros residuos». En este sentido, y con el convenio que la Epso quiere firmar con el resto de campus, esta planta de compostaje contará con más vertidos vegetales para poder crear mayores cantidades de abono.
Asimismo la planta de compostaje «consigue cerrar el círculo porque los excrementos de los animales nos sirven de abono que luego utilizamos en nuestros cultivos y en los pastizales donde comen los animales».
Por otro lado, la Epso también cuenta con un sistema para recoger aguas pluviales que van a parar a un aljibe. El decano del campus de Desamparados, Juan José Ruiz, comenta que este proyecto, que pertenece a uno de los grupos de investigación de la universidad, también sirve como medida de ahorro porque permite disminuir el gasto de agua de regadío entre un 15 y un 20%.
Diario “La Verdad”, 06-03-12