La piscina del Esperanza Lag usará biomasa para reducir costes y contaminación

El edil de Deportes asegura que la instalación se hizo en 2003 y nunca se utilizó, y afirma que permitiría un ahorro de un 30% en combustible

M. Pomares El Ayuntamiento de Elche sustituirá por biomasa el gasoil que actualmente se utiliza en la piscina del pabellón Esperanza Lag para calentar el agua. Para ello, la Junta de Gobierno Local aprobó el pasado 3 de agosto el pliego de cláusulas administrativas particulares y de condiciones técnicas para la puesta en marcha, mantenimiento y suministro de biomasa necesario para el funcionamiento a pleno rendimiento del valorizador de residuos forestales ya existente.

El edil de Deportes, Daniel Rubio, incidió ayer en que el objetivo de este proyecto es ahorrar costes económicos y minimizar el impacto medioambiental y, paralelamente, poner en uso unas infraestructuras que ya existen y que, sin embargo, nunca se utilizaron.

El concejal comentó que “en el año 2003 se comenzó a trabajar en este proyecto con el que se pretendía sustituir por biomasa el gasoil que se utiliza para calentar el agua de la piscina. Al final, se hizo la inversión y se instaló la caldera, e incluso en 2006 se hicieron obras de mantenimiento, pero nunca se puso en funcionamiento”. De hecho, en aquel entonces, desde el equipo de gobierno socialista se llegó a cifrar en 133.000 euros el coste de la infraestructura, que, según se dijo, quedaría amortizada en cinco años.

Daniel Rubio incidió en que “la puesta en marcha de esta caldera de biomasa nos permitiría ahorrar un 30% de combustible al año, y también se minimizarían los costes medioambientales, por lo que en estos nueve años se han llegado a perder unos 300.000 euros por tener las infraestructuras inutilizadas”. Asimismo, detalló que anualmente se vienen gastando al año unos 80.000 litros de gasoil.

El concejal evitó dar fechas para la puesta en marcha de estas instalaciones, aunque en el pliego se alude a un informe de la Intervención de Fondos de 2 de agosto en el que se precisa que, una vez adjudicado el servicio, la empresa deberá presentar el proyecto técnico y ejecutar las obras e instalaciones, por lo que se considera que “no es previsible que la primera certificación por suministro de biomasa, en base al cual se establece el precio del contrato, pueda realizarse antes del mes de diciembre del presente ejercicio, para el cual se ha realizado la oportuna retención de crédito de 10.000 euros”, con cargo a la partida de carburante para la calefacción de instalaciones deportivas.

Garantía de la temperatura
El presupuesto anual que se concreta en el pliego es de 70.000 euros. Además, se fija el precio del suministro de la biomasa en 0,34 euros el kilo, durante el tiempo que dure el contrato. En esta línea, el documento especifica que este importe se entenderá como una certificación mensual a cuenta, pero que el montante total no podrá superar el del contrato de acuerdo al precio final de adjudicación.

Asimismo, el adjudicatario deberá garantizar la demanda energética de la instalación, con una temperatura de referencia en el vaso de la piscina de entre 24 y 28 grados centígrados. La duración del contrato es de dos años prorrogables, aunque sin que la duración total pueda exceder de cuatro. El plazo para la presentación de ofertas se cierra el próximo 18 de septiembre.

Fuente: Diario Información 24/8/2012