La pertinaz sequía, según la alcaldesa, causante de la elevada contaminación de Madrid de estos días

Por supuesto que la política seguida para reducir el volumen de emisiones contaminantes, o mejor dicho, la política no seguida, no tiene nada que ver en esto. (Nota del editor).
Botella culpa a la falta de lluvia de la contaminación

 

La alcaldesa de Madrid, Ana Botella, dice no recordar meses de diciembre y enero “tan secos” como los que se están viviendo en la actualidad y considera este hecho una de las causas para explicar ‘la boina’ que estos días envuelve el cielo de la capital.

Parece que Botella no seguirá la tónica de su predecesor, Alberto Ruiz-Gallardón. Al menos en lo que a ruedas de prensa se refiere. Y es que la nueva alcaldesa ha comparecido de nuevo este jueves tras la Junta de Gobierno que se celebra semanalmente en el Ayuntamiento de Madrid, algo que no solía hacer Gallardón quien, tras revalidar la Alcaldía en mayo, acudió a esta cita tan solo cuatro veces.

El tema principal ha sido la contaminación, precisamente porque el miércoles se conoció, a través de un informe de Ecologistas en Acción realizado con datos municipales, que en diez días Madrid ya ha superado los niveles legales de polución para todo 2012.

Para paliar estos malos resultados, la alcaldesa, que estuvo acompañada por el nuevo delegado de Medio Ambiente, Movilidad y Seguridad, Antonio de Guindos, afirmó que la ciudad desarrollará el ya conocido plan de calidad del aire que, a través de una serie de actuaciones, intentará cumplir con las exigencias de la Unión Europea en 2015. Además, Botella aprovechó para anunciar la adjudicación del suministro, instalación y mantenimiento de equipos de filtros en 485 autobuses de la EMT que circulan por la almendra central.

El montaje y el mantenimiento de los catalizadores tendrá un coste de 6,5 millones de euros y su objetivo será el de “reducir las emisiones contaminantes de los autobuses de la Empresa Municipal de Transportes, principalmente de óxidos de nitrógeno (NOX) y de partículas sólidas”, dijo Botella. La implantación de los mismos se llevará a cabo durante los próximos tres años. Concretamente, se instalarán un centenar de unidades este año, 285 en 2013 y otros 100 en 2014.

La alcaldesa dijo que, de momento, la administración que dirige no se plantea establecer un peaje en los accesos a Madrid, tal y como ha pedido Ecologistas. “Creemos que ese millón de personas que cada día vienen a nuestra ciudad es imprescindible para generar riqueza. Queremos una ciudad amable”, apuntó.

Asimismo, el Consistorio tampoco considera conveniente suprimir las plazas azules de aparcamiento, en la zona afectada por el Sevicio de Estacionamiento Regulado, como proponía la asociación Ecologistas: “Esa medida conllevaría un coste económico muy importante para los ciudadanos y no se contempla en el plan de calidad del aire”, subrayó De Guindos.  Lo que sí hará el Ayuntamiento es sustituir algunas de las plazas azules por plazas verdes, reservadas para residentes, aunque sin precisar cuántas. “Habrá que negociarlo distrito por distrito”, dijo el delegado.

Preguntada sobre por qué siempre aparece ‘la boina’ de Madrid como ejemplo de contaminación en los medios de comunicación y no otras grandes ciudades, Botella dijo no tener respuesta: “No se lo puedo contestar porque no lo sé. Barcelona, por ejemplo, tiene niveles peores y no sale”, concluyó.

Por otro lado, el vicepresidente regional, Ignacio González, fue preguntado por este asunto minutos después de la comparecencia de la alcaldesa. El ‘número dos’ de Aguirre se limitó a asegurar que no conoce el estado ni los últimos datos de la contaminación. “No puedo decir nada porque desconozco ese asunto“, zanjó.

Tras las declaraciones sobre la contaminación que ha hecho Botella este jueves, el portavoz socialista en el Ayuntamiento de Madrid, Jaime Lissavetzky, ha reclamado a la alcaldesa a través de un comunicado el “fin de los titubeos” y de las “tácticas de marketing  medioambiental” y que deje de “encomendarse al santoral, bailar danzas tribales o simplemente sentarse a esperar la borrasca”.

El edil socialista ha criticado que en 2011 “no se tomara ninguna medida para atajar el aumento de los índices de contaminación”, por lo que ha reclamado al equipo municipal “políticas concretas y efectivas en vez de escudarse una vez más en la situación anticiclónica para justificar los altos niveles de contaminantes”.

 

Madriddiario.es