La impermeabilización de cerca de 20.000 m2. de superficie en la Avenida del Bimilenari, nueva obra insostenible del Ayuntamiento de Elche

El pasado mes de junio, la Consellería de Territorio, Obras Públicas y Movilidad, publicaba la cartografía territorial de los suelos  críticos para la recarga de acuíferos de la Comunitat Valenciana .  Con esta cartografía, se pretende referenciar las áreas de recarga y almacenamiento de los recursos hídricos subterráneos para que sean tenidos en cuenta a la hora de realizar actuaciones sobre el territorio, en especial en aquellas áreas de elevada permeabilidad litológica. Esta documentación puede consultarse en la página del Instituto Cartográfico Valenciano, http://www.icv.gva.es/es.

La mencionada cartografía constata la naturaleza permeable de los suelos del término municipal de Elche, con casi el 70 % de ellos calificados con permeabilidad “Muy Alta”. Pero también esta cartografía da cuenta del elevado nivel de impermeabilización del suelo en nuestra zona. Concretamente, nuestro municipio es el tercero de toda la Comunidad Valenciana en superficie impermeabilizada, con cerca de 43 millones de m2., sólo por detrás de Alicante y Valencia en superficie total impermeabilizada.

En base a la citada cartografía y para contribuir a mantener los recursos renovables de agua subterránea en cantidad y calidad, desde la Consellería se realizan una serie de recomendaciones de planificación territorial y urbanística a tener en cuenta por parte de las diferentes administraciones, entre ellas la local, recomendaciones que se han obviado a la hora de planificar una actuación como la de la reforma de la Avinguda Bimil·lenari, actualmente en vías de ejecución.

Esta actuación, en la que se van a impermeabilizar con hormigón una superficie cercana a los 20.000 m2, (unos dos campos de fútbol) sin duda va a provocar, al no poder infiltrarse el agua de lluvia en el suelo y subsuelo, con lo que se convertiría en escorrentía superficial, el  incremento del riesgo de desbordamiento e inundación de nuestros cauces superficiales con lluvias torrenciales, cada vez más frecuentes como consecuencia del cambio climático. Por otro lado, obras de este tipo contribuyen también a la disminución de los recursos hídricos renovables subterráneos y agravan el fenómeno de intrusión marina en los acuíferos costeros, con  efectos muy negativos sobre las masas de agua costeras y en nuestro caso sobre zonas húmedas de nuestro término municipal como El Hondo, el Clot de Galvany o las Salinas de Santa Pola.

En nuestra opinión, esta obra, que se está realizando con la excusa de acabar con las “malas hierbas” de la mediana separadora de dicha vía, es un auténtico disparate ambiental, unos más realizado desde el área mantenimiento del Ayuntamiento de Elche, en manos del concejal Héctor Díez. El Sr. Díez se ha embarcado en una cruzada contra la vegetación espontánea de parques y zonas ajardinadas y no duda en sellar con hormigón cualquier pequeño trozo de tierra que se le ponga por delante o en utilizar para acabar con ella sustancias cuestionadas a nivel mundial por sus efectos nocivos para la salud como el glifosato, poniendo en riesgo a todos los ilicitanos con su irresponsable actuación.  

Como alternativa a este tipo de actuaciones lesivas parar el medio ambiente, desde Margalló-Ecologistes en Acció  abogamos en primer lugar por realizar un ejercicio pedagógico sobre el papel de las mal denominadas “malas hierbas”, ejercicio que, en nuestra opinión, debiera comenzar por los responsables del área de mantenimiento del Ayuntamiento de Elche. Las hierbas adventicias juegan un papel fundamental en las ciudades mejorando la permeabilidad de los suelos y favoreciendo la existencia de insectos polinizadores, necesarios para la vida. Y, por supuesto,  fijan el carbono atmosférico y mitigan las consecuencias del cambio climático, mejorando al mismo tiempo la calidad del aire en las ciudades. 

Por último, desde Margalló demandamos se adopten y tenga en cuenta criterios ambientales a la hora de crear espacios ajardinados del municipio, algo que hasta la fecha prácticamente no se ha hecho. Según los ecologistas, es posible diseñar espacios ajardinados realmente sostenibles, estéticamente amables y que requieran escaso mantenimiento y pocos recursos hídricos. Todo lo contrario a lo que va a hacerse, en la Avinguda Bimil·lenari, donde va a utilizarse casi medio millón de euros de la obra (484.049,79 €), dinero que  se podría utilizar para mantener este espacio cuidado durante muchos años.