La Generalitat tumba el Mirador por el «grave menoscabo» del valor paisajístico del Palmeral

> El informe de Patrimonio sobre el Plan Especial afirma que el sitio elegido romperá la «silueta tradicional» y plantea llevar la Noria a otro lugar.

La Generalitat ya ha puesto sus cartas sobre la mesa y no auguran una pronta aprobación del Plan Especial de Protección del Palmeral de Elche (PEPPE). El informe elaborado por la Dirección General de Patrimonio Cultural Valenciano sobre el documento enviado hace dos años por el Ayuntamiento a Valencia, contempla una docena de objeciones, sugerencias y observaciones que los responsables municipales deberán incorporar al texto o clarificar con nuevos documentos si quieren que el plan reciba el visto bueno de la Administración autonómica.

Las declaraciones realizadas en los últimos meses por la consellera de Cultura, Trini Miró, y la portavoz popular municipal, Mercedes Alonso, ya apuntaban a un informe negativo al plan municipal. El documento ya está en manos del Ayuntamiento y deja claro que no habrá una resolución patrimonial favorable si no se subsanan las deficiencias y/o carencias reseñadas.

La más llamativa y esperada es, sin duda, la que se refiere al proyecto de instalación del Mirador del Palmeral al final del Paseo de la Estación, entre los parques Municipal, Deportivo y de Tráfico. El informe de Patrimonio apunta que la construcción de un elemento que domine en altura las palmeras circundantes «en la ubicación reservada, puede suponer un grave menoscabo de los valores paisajísticos del Palmeral inscrito en la Lista de Patrimonio Mundial como oasis periurbano».

Añade el informe que dicha construcción afectaría a uno de los escasos puntos de la periferia del Palmeral declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco «en los que todavía se puede percibir la silueta del paisaje tradicional de Elx, tal y como la caracterizara el botánico Antonio José Cavanilles a finales del siglo XVIII: ‘Una masa de altas palmeras abraza y oculta la ciudad destacando sobre un cinturón exterior de campos de cultivo, sobresaliendo únicamente por encima de sus copas las cúpulas y los campanarios de las iglesias’».

El informe, firmado por la directora general de Patrimonio, Paz Olmos, sostiene que con la actuación prevista por el Ayuntamiento con la instalación de la Noria, «la imagen de la cúpula y de la torre de Santa María dominando como hitos sobresalientes por encima de la masa de palmeras, que todavía es visible desde la actual ronda norte de Elx, resultaría notablemente alterada por la competencia e interposición visual de un Mirador del Palmeral concebido como torre protagonista respecto del paisaje circundante».

Cambio
Tras dejar clara la oposición al emplazamiento elegido, la directora general apunta que «la posible construcción del mirador en otro ámbito distinto del proyectado no se cuestiona, siempre y cuando se efectúe de manera digna en un emplazamiento respetuoso con los valores patrimoniales de orden cultural que conforman y justifican el Valor Universal Excepcional del Palmeral BIC-Unesco».

Por este motivo, atendiendo a la «preservación a los referidos valores histórico-paisajísticos, y a lo dispuesto por el artículo 172 de las Directrices Prácticas Unesco», el nuevo plan revisado «debería condicionar la excepción que supone el régimen urbanístico discrecional previsto para la parcela del Mirador del Palmeral a la valoración previa por la administración del Consell de la Generalitat competente en materia de patrimonio cultural y al dictamen favorable de la Unesco». Es decir, sin la aprobación de Valencia y del organismo internacional no se podrá construir el mirador.

El pasado día 5, el alcalde, Alejandro Soler, previendo ya el informe contrario a la construcción de la Noria en el lugar elegido, se adelantó declarando que ««haremos el Mirador del Palmeral diga lo que diga la Dirección General de Patrimonio». Aunque matizó que «trataremos de convencerla de lo positivo del proyecto». Añadió que se están buscando «fórmulas jurídicas» para sacar adelante el proyecto.

La pretensión del equipo de gobierno de hacer el mirador en la plaza de las Corales no sólo choca con este informe de la Dirección General de Patrimonio. También deberá adaptarse, igual que el Plan Especial, a la futura catalogación del Palmeral como Espacio Etnológico, así como al actual Reglamento de la Ley del Paisaje. Fuentes de la Conselleria de Cultura indicaron que la Generalitat será «absolutamente intransigente» en el cumplimiento de la actual legislación, ya que en caso contrario se estaría encubriendo un delito.

Vía | laverdad.es