La empresa adjudicataria de la recogida de basuras de Alicante ganó en cuatro años 24 millones de euros más de lo que estipula la contrata

¿Alguien no entendía el porqué de tanta corrupción y chanchulleo alrededor de las contratas de basuras y de la gestión de residuos? (Nota del editor)

 

La mercantil obtuvo de 2007 a 2010 unas ganancias superiores al 15%, cuando el pliego de condiciones municipal establece un beneficio industrial de hasta el 6%

Inusa, la mercantil adjudicataria de la contrata de recogida de basuras y limpieza de la ciudad, obtuvo unos beneficios que rondan los 24 millones de euros (cuatro mil millones de las antiguas pesetas), antes de impuestos por la explotación del servicio municipal entre los años 2007 y 2010, a razón de seis millones anuales, según consta en documentos contables de la empresa a los que ha tenido acceso este periódico. Estas ganancias representan más de un 15% al año, lo que significa nueve puntos más de lo que estipula la contrata municipal. La mayoría de estos sobreingresos proceden de la recaudación por los residuos admitidos en la planta de basuras municipal procedentes de otros municipios.
La actual contrata de basuras y limpieza, que se adjudicó por el Ayuntamiento en el año 2000 y que caduca precisamente en septiembre de este año, le reportó a Inusa unos beneficios anuales de alrededor de 8 millones de euros entre los años 2007 y 2010, lo que representa aproximadamente un 15%, un porcentaje que supone más del doble de lo establecido por el Ayuntamiento en el pliego de condiciones de la contrata. Así, en dicho pliego se estipula que el beneficio industrial “deberá situarse entre el 4 y el 6 por ciento”. Con este porcentaje el beneficio no llegaría a los dos millones y medio. La diferencia, por tanto, es de nueve puntos que, en metálico, suponen casi seis millones de euros al año. Las cifras de estos beneficios son antes de impuestos, por lo que para saber el beneficio neto deberá descontarse lo pagado por el impuesto de sociedades.
Llama la atención que, desde el Ayuntamiento, no se interviniese y tampoco existe constancia de que se constituyeran controles municipales para conocer el resultado anual de la contrata. Hay que tener en cuenta que con sólo las ganancias de Inusa en un año las arcas municipales, actualmente escuálidas, podrían hacer frente al pago, por ejemplo, de la paga extra suprimida a los funcionario. El grueso de estas ganacias procede de los ingresos por la admisión en la planta del vertedero municipal de los residuos de otros municipios. Así, por este concepto, las ganancias en estos cuatro años oscilan entre el 22%, como mínimo, y el 35% como máximo. En la partida de ingresos por la limpieza de la ciudad, las ganancias fueron muy inferiores, lo que explica que el beneficio final se redujera a un 15%. Así, por la limpieza de la ciudad Inusa ganó al año alrededor de un 7%, lo que entra prácticamente dentro de los límites fijados por el Ayuntamiento. Únicamente en uno de estos cuatro años, el 2009, se rebasó este porcentaje hasta alcanzar casi el 11%. Finalmente, en la tercera gran partida de ingresos, referida a la recogida de residuos, los porcentajes oscilan entre un máximo del 15% en 2009 y un mínimo del 10% en 2007.
Estos beneficios se repartieron entre las tres empresas que integran Inusa en proporción a su participación en la misma. De este modo, FCC y Cespa, que tienen una participación del 35%, obtuvieron ganancias anuales que rodaron entre los 2,6 y los 2,9 millones de euros, mientras que Enrique Ortiz, con el restante 30% de la participación, consiguió entre 2,2 y 2,5 millones de euros.
A la concejalía de Atención Urbana parece que han llegado los ecos de esta situación ya que el concejal responsable, Andrés Llorens, ha dado instrucciones para que el beneficio industrial en la nueva contrata que se adjudique en los próximos meses se reduzca del 6% fijado en las condiciones de la contrata aún vigente a un 4%.

La empresa dice que la rentabilidad no superó el 8%
Sergio Pérez, gerente de Inusa, señaló a preguntas de este periódico, que los beneficios de la empresa entre 2007 y 2010, años en los que se obtuvieron ingresos por la admisión de residuos de otros beneficios en el vertedero municipal, no excedieron del 8 por ciento, mientras que en 2011, cuando ya el Ayuntamiento dejo de admitir los residuos, el porcentaje se redujo en sólo un punto, el 7 por ciento. Unas cifras que no concuerdan con las que figuran en los documentos de la propia empresa a los que accedió este periódico. Con estos porcentajes, el gerente de Inusa calcula unos beneficios anuales próximos a los tres millones, frente a los más de ocho millones que figuran en los documentos citados. El portavoz de la mercantil añadió que a estas cifras hay que detraer lo pagado por el impuesto de sociedades que rondaría el 35 por ciento. El gerente atribuyó la filtración de los datos de los beneficios a que en la actualidad se está negociando el convenio de este año.

 

Diario “Información”, 22-01-12