La descontaminación del parque natural de El Hondo costará unos 52 millones de euros

El Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura prevé inversiones en depuración terciaria y desalinización para mantener la zona

Las aguas almacenadas o que lleguen a través de los azarbes de riego a las lagunas de El Hondo tendrán que tener una calidad excelente y carecer de cualquier tipo de contaminante, orgánico o químico a partir del año 2015, según la Directiva Marco del Agua de la Unión Europea que obliga a todos sus estados miembros a la protección del agua, a la prevención y la reducción de la contaminación, a la promoción del uso sostenible del agua y a la mejora de la situación de los ecosistemas acuáticos. Ante ello el Plan Hidrológico de la Cuenca del Segura (PHCS), en periodo de redacción, incluye como uno de sus “temas importantes” resolver la eutrofización de El Hondo declarado Parque Natural, Zona Sensible, Zona de Especial Protección de las Aves, Lugar de Interés Comunitario e incluido en el Convenio Internacional Ramsar de protección de zonas húmedas.

El documento calcula que para recuperar un buen potencial ecológico de El Hondo se deben invertir 52 millones de euros.

El plan de cuenca califica de “problema importante” la eutrofización de las aguas del Hondo ante “su mala calidad fisioquímica” como consecuencia de la contaminación de nutrientes y sales que contienen los recursos que recibe a través de los retornos de riego de los azarbes y de los sobrantes del río Segura. El documento recoge que el deterioro de El Hondo no es creciente “por la mejora significativa” de la calidad de la aguas del río Segura en los últimos años debido a una mejora en la depuración de las aguas urbanas. A pesar de ello, “no se prevé que mejore la calidad de los retornos de riego que es la fuente principal de alimentación de El Hondo”.

Ante esta situación se considera que para conseguir los objetivos medioambientales recogidos en la Directiva Europa del Agua se deben aplicar, “sin que existan otras alternativas” medidas para evitar el deterioro de la masa de agua superficial y reducir la contaminación. Entre ellas se recoge las medidas actualmente en marcha y contempladas en el Plan Nacional de Calidad de las Aguas (2007-2015) que establece una batería de actuaciones que permitan la mejora de la calidad fisioquímica del río Segura en la Vega Baja mediante la ampliación de depuradoras como las de Albatera, Callosa, Almoradí y Daya Nueva.

Como medidas a ejecutar para mejorar el estado de El Hondo figuran en el PHCS la adecuación de los vertidos de la Vega Baja y Media a la Directiva de Tratamientos de Aguas Residuales consistente en que las aguas se depuren con tratamientos terciarios. También se apuesta por la desalinización de los aportes que recibe El Hondo, bien por gravedad o bombeados, para reducir su salinidad y concentración de nutrientes.

 

Diario “Información”, 13-02-12