La creadora de una ‘vacuna’ contra el picudo insta a la Administración a aplicarla

La solución, que fue presentada ayer, se patentó hace ya «muchos años».

La solución, que fue presentada ayer, se patentó hace ya «muchos años».

Desde que se hizo oficial la presencia del picudo rojo en la Comunidad Valenciana, en el 2005, han sido varias las líneas de investigación científica abiertas en busca de productos que ayudaran a combatir la plaga que afecta a las palmeras. Ayer se dio un nuevo paso que podría ser de gigante, a tenor de los resultados conseguidos. La científica valenciana Pilar Mateo, con el apoyo del Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias (IVIA), ha desarrollado una nueva tecnología que fue presentada oficialmente.

Se trata de una especie de pintura que contiene microcápsulas poliméricas biocidas, destinadas al control del picudo rojo y también de insectos vectores de enfermedades de planta. Los biocidas, según los datos recabados, pueden ser sustancias químicas sintéticas, naturales, de origén biológico o de origen físico, que están destinadas a destruir, contrarrestar, neutralizar, impedir la acción o ejercer un control de otro tipo sobre cualquier microorganismo considerado nocivo. Por lo general, de acuerdo con los mismos datos, actúan a nivel de la membrana celular del microorganismo, penetrándola y destruyendo los sistemas que permiten vivir al microorganismo. El biocida provoca la lisis de la pared proteíca o lipo proteíca del organismo y penetra en su interior interrumpiendo las reacciones bioquímicas que sustentan la vida en el organismo.

Ahora se trata, como instó Pilar Mateo, a que lad administración autonómica «se mueva» para conseguir el remedio. La solución, que fue presentada ayer en el Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias, encargado de cuatro ensayos experimentales que avalan la eficacia de esta pintura sanadora de palmeras, se patentó hace ya «muchos años», como explicó la doctora en declaraciones a Europa Press.

Interés
Con respecto a la reunión celebrada en Valencia, añadió que no ha habido de momento ningún acuerdo con la administración valenciana porque el encuentro fue «muy científico». Sin embargo, confió en que, tras los ensayos, «y si hay interés», la administración «acelere» el proceso para adquirir el producto, en el que se han interesado muchos países del Mediterráneo, como aseguró.

De acuerdo con los resultados obtenidos durante los ensayos, el producto, denominado Inesfly Igr Fito, sirve como método de prevención contra el picudo rojo, con una eficacia del «cien por cien» en la erradicación del insecto. Además, Pilar Mateo comentó que la tecnología desarrollada «no deja residuos» porque la pintura está dentro de una cápsula que se alberga en «un sitio específico» y de forma «lenta» erradica al insecto. Al contrario que los insecticidas, aclaró, que «hay que aplicarlos muchas veces», la cápsula se coloca una vez.

Las plagas devastadoras del picudo rojo de la palmera están afectando a los palmerales de España y del resto de países mediterráneos. El insecto llegó a España desde Egipto con la importación masiva de palmeras datileras y se detectó por primera vez en Granada en 1995. Además, también afecta a otras especies de palmeras como la canaria y a otras que habitan en Oriente Próximo, Oriente Medio, Norte de Africa y la zona euro mediterránea.
Pilar Mateo explicó ayer que la tecnología Inesfly se basa en la microencapsulación de activos en polímeros VeoVa en base acuosa, que cumplen la Directiva Europea de Biocidas.

En concreto esta pintura consigue sus efectos al encapsular los principios activos insecticidas dentro del polímero, controlando los vectores de la enfermedad. La razón de su eficacia prolongada puede deberse a que las microcápsulas permiten una lenta liberación de cantidades mínimas del producto activo, sin residuos.

Del mismo modo, la tecnología desarrollada por la científica valenciana ha sido probada con otras formulaciones diferentes y posee una eficacia demostrada en sanidad pública, al reducir la incidencia de otras enfermedades transmitidas por insectos, como el mal de Chagas, la malaria en poblaciones indígenas americanas, o las plagas de alacranes, especialmente en Africa, Centroamérica y Sudamérica, lugares donde su pintura es conocida como «la pintura que salva vidas».

Cuatro ensayos
El Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias realizó cuatro ensayos, en los que la pintura resultó altamente eficaz cuando entró en contacto directo con el picudo rojo. Cuando se aplicó sobre palmeras, el producto reveló una elevada eficacia como tratamiento preventivo eficaz ya que evita la infestación de hembras de picudo rojo. De este modo, aplicar el tratamiento sobre la superficie susceptible de entrada de infestación, podría ser una técnica preventiva.

También, en otro de los ensayos realizados en laboratorio, se consiguió una eficacia del cien por cien en los huevos del picudo rojo con pintura, ya que a más de siete meses de su aplicación, ninguna palmera resultó afectada. Según las conclusiones del estudio realizado por el instituto valenciano, el producto es eficaz para prevenir la infestación de picudo rojo y que la eficacia no varía de forma significativa a lo largo de los seis meses desde la aplicación de Inesfly.

Los ingenieros del IVIA, Josep Jacas y Elena Llácer, consideran que dos aplicaciones al año pueden ser un tratamiento preventivo eficaz.

Foto (CC): EntomoAgrícola

Vía | laverdad.es