La construcción de vivienda nueva cae un 25%

El sector de la construcción tocó fondo en Elche en 2011. Así lo pone de manifiesto un informe elaborado por el Ayuntamiento de Elche en el que se recoge que el número de viviendas por licencias aprobadas para edificios de nueva construcción cayó un 25,07%, y se situó en las 257, frente a las 343 de 2010. También se precipitó la edificación de inmuebles de protección oficial, hasta el punto de que no se contabilizó ninguna autorización, frente a los 19 pisos de 2010. Así las cosas, en cifras absolutas, 2011 se convirtió en el peor ejercicio de la última década, aunque, porcentualmente, el descenso más acusado se dio en 2009, cuando hubo una desaceleración del 76,08% y se pasó de las 1.279 viviendas de 2008 a 306. Además, en 2011 se rompió la tendencia al alza que se vivió un año antes, cuando el sector experimentó un incremento del 12,09%. En cualquier caso, atrás quedan ya los datos de 2003, los mejores de la última década, con un aumento del 48,67% que se tradujo en 3.580 edificaciones.
El informe elaborado por los técnicos municipales, paralelamente, revela que las construcciones en las pedanías ilicitanas no sólo han superado por primera vez en diez años a las del casco urbano, sino que prácticamente las duplican, con 162 viviendas en las partidas rurales, frente a las 95 de la ciudad. De hecho, el Camp d’Elx también mantuvo en 2011 la tendencia de crecimiento poblacional sostenible que ya comenzó a vislumbrarse en los albores de las década de los años noventa, con un incremento del 1,18% durante el pasado ejercicio que hizo que las 27 partidas rurales ilicitanas concentraran a 40.212 habitantes, frente a los 190.142 del núcleo urbano, que experimentó un descenso de habitantes cifrado en el 0,49%, según los datos el Ayuntamiento.

Menos transacciones
El informe recoge datos, aunque provisionales, según se alerta en el documento, de las compraventas de viviendas en Elche. En este caso, la caída experimentada, a falta de las cifras definitivas, se sitúa en el 28,61%, con 1.445 transacciones inmobiliarias, frente a las 2.024 de 2010. También en lo que a compraventas se refiere 2011 fue el peor ejercicio de los últimos años, con unos datos que contrastan con los de 2004, cuando se formalizaron hasta 5.905 operaciones, según los técnicos.
Del total de transacciones del pasado año, 518 fueron por obras nuevas, mientras que 927 fueron por construcciones de segunda mano, por lo que, al igual que sucedió hace dos años, las compraventas de viviendas antiguas se impusieron a las de las nuevas construcciones, frente a lo que ocurrió entre 2007 y 2009.

Con costes más reducidos
El precio por metro cuadrado de viviendas de renta libre continuó con su particular declive, y el pasado año se quedó en 1.091 euros de media, frente a los 1.218 euros de 2010, lo que en términos porcentuales supuso una bajada del 10,42%. Con ello, se mantuvo la tendencia negativa que se inició en 2009, con una desaceleración del 20,55% y unos precios medios por metro cuadrado que pasaron de los 1.696 euros de 2008 a los 1.347 euros de 2009. No obstante, el precio medio más bajo se dio en 2002, con 924,70 euros por metro cuadrado. Incluso el número de tasaciones se rebajó sustancialmente durante el pasado ejercicio, con 1.767, lo que supone 2.035 menos que en el año 2010.
Por trimestres, el peor periodo de 2011 para los inmuebles de hasta dos años fue el tercero, con un precio medio por metro cuadrado de 1.588 euros, frente a los 1.600 euros del segundo y los 1.665 euros del cuarto, ya que el documento no cuantifica los datos de los tres primeros meses. Esta situación contrasta con la de las viviendas de más de dos años, ya que el precio más bajo se registró en el cuarto trimestre, precisamente cuando más se incrementó el de los pisos nuevos, y se quedó en 1.036 euros, mientras que el precio más alto se dio en el segundo trimestre, con 1.113 euros por metro cuadrado.