La cifra de flamencos se reduce a más de la mitad por el alto nivel de agua en Andalucía

Los parques naturales de El Hondo y las Salinas de Santa Pola han visto reducir este invierno a la mitad la visita de flamencos, el ave estrella de ambos parajes, con respecto al pasado año debido a las inundaciones en Andalucía y el consecuente gran nivel de encharcamiento de las charcas de los distintos ecosistemas del sur del país.
Un total de 1.134 flamencos han elegido esta temporada como “destino vacacional” los dos principales humedales de la provincia de Alicante. En concreto, 933 han pasado por Las Salinas y 201 por El Hondo, según el censo realizado por la Conselleria de Medio Ambiente.
Esta cifra supone una bajada importante en comparación con 2012 cuando en ambos parajes naturales se alcanzaron máximos históricos y se convirtieron en los dos espacios protegidos con más especies invernantes de la Comunidad Valenciana. Y es que, el número de este tipo de aves migratorias se disparó a 1.750 en El Hondo y a 1.702 en el parque santapolero.
Sin embargo, según Juan Antonio Gómez, del servicio de biodiversidad de la Conselleria de Medio Ambiente, los flamencos son unas aves que eligen el lugar donde pasar el invierno en función del estado de los ecosistemas.
De esta forma, a diferencia del pasado año, que se caracterizó por la sequía en las regiones de Andalucía y Castilla La Mancha, lo que motivó precisamente ese aluvión de flamencos en los humedales alicantinos, esta temporada ha ocurrido a la inversa.
“Las constantes lluvias en el sur del país han hecho que allí tengan mejores niveles de encharcamiento y estas aves tienen un comportamiento muy especial y deciden pasar el invierno en un sitio y otro en función del agua que encuentren, por eso este año se han repartido más”, explica Gómez.
En este sentido, según el experto, esa dispersión de flamencos se encuentra dentro de la normalidad, ya que las migraciones de esta especie son difíciles de controlar y también eligen zonas como el norte de África, Francia e Italia para pasar el invierno, aunque su estancia siempre está sujeta a las condiciones climatológicas del momento.
Pese a la bajada de esta clase de aves en los parajes alicantinos, desde la Conselleria de Medio Ambiente apuntan que tanto en Las Salinas de Santa Pola, como en El Hondo, los niveles de agua han sido buenos este año, sobre todo en este último parque natural, donde se ha notado una mejora crucial en los embalses que este invierno se llenaron con 15 hectómetros cúbicos de agua, tras las obras de limpieza en la zona.
Ahora, tras el paso del invierno, una temporada en la que los flamencos como el resto de aves migratorias, aprovechan el calor del país para descansar y alimentarse, comienza la reproducción. Con ello, los técnicos han iniciado el seguimiento de las especies en época de cría.
Será en verano cuando la presencia de flamencos se dispare hasta llegar a triplicarse en estos espacios protegidos.

Presencia llamativa de tarros blancos
La temporada de invierno ha visto decrecer el número de ejemplares de flamencos en los parques naturales de El Hondo y Las Salinas, pero no en el resto de las especies. La presencia de tarros blancos ha sido especialmente llamativa en ambos humedales, ya que en El Hondo se han censado 1.700 ejemplares, mientras que en el paraje de Santa Pola se ha alcanzado el millar. En este paraje se han registrado 14 espátulas, 500 abocetas y 200 cigüeñuelas, entre otras aves, como fochas y malvasías. Y en El Hondo, debido a los buenos niveles del agua en los embalses, la temporada invernal ha permitido contabilizar buenos números y una gran diversidad de especies. Ejemplo de ello son los 2.500 patos cuchara, los 2.00 porrones y las 2.000 fochas. Además, en este humedal se han censado 700 malvasías.

Proceso migratorio incontrolable
La movilidad geográfica de los flamencos y su destino para pasar el invierno se convierte en un proceso incontrolable para los expertos cada año. Y es que, pese a que el Parque Natural de Las Salinas de Santa Pola está considerada como la segunda zona mundial en cantidad de este tipo de aves zancudas, su dispersión varía considerablemente cada temporada. Según los biólogos, la razón de estas variaciones se deben a cambios aleatorios en los ciclos migratorios y también a la cantidad de agua que haya en los diferentes parajes naturales del país. Pese a ello, Las Salinas es un ecosistema en el que cada temporada hay una población estable de flamencos. En esta zona, las características del agua de las charcas, (la salinización) y la gran cantidad de zooplacton contribuyen a que sea uno de los principales lugares para invernar.

  • 933 ejemplares. Flamencos en Las Salinas. Durante este invierno, en Las Salinas de Santa Pola ha habido 933 ejemplares de flamencos. El pasado año hubo 1.702 y en 2011 fueron 722
  • 208 unidades. En el Hondo. En el Parque Natural de El Hondo hubo 208 ejemplares de flamenco durante el invierno. En 2012 se censaron 1.750 unidades y en 2011 hubo 722 aves.
  • 2.700 tarros. En lso dos humedales. Este invierno se han censado en El Hondo 1.700 ejemplares de tarros blancos y en Las Salinas 1.000.