Graves desperfectos en el único vivero que aísla a las palmeras del picudo

El vivero fitosanitario que en 2008 construyó la empresa Ilidexsa para acoger 15.000 ejemplares de palmera datilera y protegerlas de la plaga del picudo ha sufrido graves desperfectos al aparecer grietas y hundimientos en el terreno debido a una mala compactación, según aseguró ayer el concejal de Vía Pública, Manuel Rodríguez, quien responsabilizó a la empresa y al anterior equipo de gobierno del PSOE de unos daños cuya reparación, según dijo, “le van a costar ahora al Ayuntamiento miles de euros”. Este vivero había costado 338.00 euros, añadió.
Las grietas y el hundimiento del terreno municipal ubicado junto al pont del Bimil.lenari, han hecho necesario levantar la instalación de riego por goteo y agrupar en un rincón los ejemplares de palmera en sus macetas. El concejal cuestionó ayer la obra, el lugar elegido (el terreno está en pendiente y en tres niveles o alturas), señalando que “se hizo aquí y se adjudicó a la empresa favorita del anterior equipo de gobierno. La ubicación del vivero, en medio de un talud que va hacia el río, refleja el afán de gastar por gastar y hacer las cosas sin pensar. No sabemos porqué se eligió este lugar. Este vivero está mal hecho”, dijo.

El edil lanzó la alarma porque “esta instalación, la única con protección fitosanitaria, se está viniendo abajo desde sus cimientos. La base, las correas y los pilares que sostienen la estructura están cediendo porque el suelo se agrieta y se abre al no estar compactado correctamente. Por eso, las escorrentías del agua están abriendo el terreno. Vamos a tener que reforzar la base, los pilares, hacer un sistema de drenaje en su interior que evacúe las aguas sobrantes”.

Los desperfectos no sólo están en el suelo, sino que se han extendido, además, a la lona protectora que aisla el recinto y evita la entrada de insectos, principalmente del picudo rojo. “Vamos a actuar con rapidez para cubrir la zona de la malla protectora, aunque al menos el picudo rojo ahora, con el frío, no tiene vuelo y no va a entrar. La malla vale mucho dinero, así que de forma provisional tendremos que poner una protección de rafia o algún tipo de mallazo que cubra la parte que está rota, comentó Manuel Rodríguez.

Las grietas han aparecido hace unas dos semanas provocando en la parte central del vivero una especie de vaguada al ceder el suelo. “Ha cedido también un pilar. Tendremos que cimentar de nuevo, reforzar los pilares y levantarlos. La lona protectora lleva una semana rota y abierta al exterior. Además, también hay una abertura lateral en la malla. Justo hace dos años se reforzó un pilar, pero se hizo mal”, se lamentaba el concejal de Vía Pública.