EU rechaza el informe favorable de la CHJ al nuevo PGOU de Alicante

También denuncia la política hídrica del PSOE basada en el aumento ilimitado de la oferta de agua desalada.

La formación de izquierdas defiende una política hídrica ligada a la gestión de la demanda y a una desalación “responsable” que se vincule de forma prioritaria a la recuperación de acuíferos y se desligue de crecimientos urbanísticos insostenibles. Miguel Ángel Pavón acusa al Gobierno Central de incoherente al recurrir el Plan Rabassa por ausencia de recursos hídricos y autorizar un PGOU que prevé muchas más viviendas.

El candidato de EU a la alcaldía de Alicante, Miguel Ángel Pavón, ante el informe favorable emitido por la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) al nuevo PGOU de Alicante, ha expresado hoy el rechazo de la formación de izquierdas a ese informe y ha denunciado la política hídrica del PSOE basada en el aumento ilimitado de la oferta de agua desalada.

EU defiende una política hídrica radicalmente diferente, ligada a la gestión de la demanda y a una desalación “responsable” que se vincule a la recuperación de acuíferos sobreexplotados, como los acuíferos del Alto Vinalopó que actualmente abastecen parcialmente a la ciudad de Alicante y a otras poblaciones de l’Alacantí, y que se desligue de crecimientos urbanísticos insostenibles como el Plan Rabassa o el nuevo PGOU de Alicante, que contempla nuevos desarrollos similares al Plan Rabassa como el Plan de las Torres de la Huerta.

Miguel Ángel Pavón considera que los nuevos caudales desalados generados en la comarca de l’Alacantí deben tener como destino prioritario la sustitución de los caudales que actualmente provienen de los acuíferos sobreexplotados del Alto Vinalopó (en torno a 20 hm3 anuales) para favorecer su recuperación. Sin embargo, la CHJ suma esos caudales a los caudales desalados a la hora de justificar la disponibilidad de recursos hídricos para un Plan General insostenible y especulativo diseñado para 200.000 nuevos habitantes entre los que se encuentran los 50.000 del Plan Rabassa.

Por último, Miguel Ángel Pavón acusa al Gobierno Central de incoherente, al recurrir el Plan Rabassa por ausencia de recursos hídricos y autorizar un PGOU que prevé muchas más viviendas, y denuncia la decisión de la CHJ, dependiente del PSOE, que allana el camino para la aprobación definitiva de un PGOU desmesurado, de fuerte impacto ambiental negativo, diseñado a la medida de determinados intereses privados y cuestionado por la Fiscalía Anticorrupción en unas diligencias de investigación penal en las que la única formación política personada es EU.