Elche tendrá una Oficina de Prevención de la Contaminación Acústica

La nueva ordenanza contempla la puesta en marcha de un Observatorio del Ruido que evaluará los resultados y planteará acciones concretas, y fija una tasa por las sonometrías

El equipo de gobierno ha elaborado una nueva ordenanza acústica que se llevará al pleno del próximo lunes y en la que, según el edil de Empresa y Empleo, Luis Ángel Mateo, “hemos tratado de ser muy sensibles para compaginar el ocio y el derecho al descanso de los vecinos, con las medidas preventivas que se han recogido”. Entre las principales novedades, la nueva normativa municipal recoge la creación de la Oficina de Prevención de la Contaminación Acústica, que, atendida por un técnico de Aperturas, ofrecerá información sobre la legislación en la materia, asesoramiento en la apertura de nuevos negocios, y recepción de consultas o denuncias acústicas, así como acciones de concienciación.

La ordenanza también incluye la puesta en marcha del Observatorio del Ruido, del que formarán parte el concejal de Empresa y Empleo; la concejal de Comercio, María José López; representantes de la Unidad de Calidad Social y Ambiental (UCSA) de la Policía Local; y técnicos de Aperturas. La mesa se reunirá semestralmente con el objetivo de evaluar los indicadores en materia de contaminación acústica, y para valorar el grado de cumplimiento de los objetivos que se marquen en este sentido. Asimismo, este observatorio perfilará campañas de sensibilización en contaminación acústica.
Paralelamente, el equipo de gobierno ya ha encargado a la Universidad Miguel Hernández la elaboración de un mapa acústico, en el que se comenzará a trabajar a partir de mañana y que está previsto que concluya en junio. Luis Ángel Mateo incidió en que, “actualmente, no existía un mapa acústico actualizado, pese a que todas las ciudades de más de 20.000 habitantes deben tener uno, y pese a que se debería haber presentado ante la Conselleria de Infraestructuras en 2007″.
Una vez elaborado el mapa acústico, los técnicos municipales desarrollarán un plan de acción con medidas preventivas y correctivas con las que, según el edil, se pretenden subsanar las deficiencias detectadas. La intención es que este paquete de medidas pueda pasar por el pleno en el segundo semestre del año. No obstante, el concejal reconoció que, “por lo que nos han dicho los técnicos de la Universidad, Elche es una ciudad relativamente tranquila en materia de contaminación acústica”.
Por otro lado, la nueva ordenanza contempla la aplicación de una tasa municipal para las sonometrías, que hasta ahora tenían carácter gratuito. En este sentido, Luis Ángel Mateo señaló que la Policía Local realiza más de 80 sonometrías al año y aseguró que “muchas de las peticiones que se reciben responden a enfrentamientos personales entre vecinos, y tienen un coste muy elevado para el Ayuntamiento”. Así las cosas, cuando el resultado de la sonometría dé positivo correrá a cargo del denunciado mientras que, si da negativo, la asumirá el denunciante. El edil afirmó que no está valorado el coste de las sonometrías para las arcas municipales, pero reconoció que se estima que cada prueba supone entre 200 y 300 euros. En cualquier caso, el coste de los tests se fijará posteriormente.
El concejal señaló que “la anterior ordenanza era de 1998 y estaba totalmente desfasada con respecto a la ley estatal de 2003 y a los distintos decretos autonómicos que se aprobaron posteriormente”.

 

Dirio “Información”, 22-03-12