Elche introducirá una especie parasitaria para combatir el picudo rojo en el Palmeral

Gusanos contra picudos. Ésta va a ser la nueva estrategia a a implantar en Elche para combatir la plaga del coleóptero rojo que está mermando el Palmeral tanto en el casco urbano como en las zonas rurales.
El concejal de Vía Pública, Manuel Rodríguez, anunció ayer que Elche va a sumar a la guerra química, la guerra biológica para controlar este mal. Para ello, a finales de este mes está previsto actuar sobre tres huertos concretos de la ciudad, ubicados en el norte, centro y sur del casco urbano.
El método a emplear será la pulverización de agua que contendrá nemátodos, gusanos microscópicos que se alimentan de los picudos y de sus huevos y que se introducen en sus larvas. Según el concejal, si no hay picudo este gusano no pueden sobrevivir, porque son parasitarios de éstos, además de subrayar que son totalmente inocuos, es decir, no afectan a la flora, fauna, ni a los dátiles ni a las personas, pero sí acaban con el propio insecto huésped.
Estos gusanos tienen un promedio de vida de 8 semanas y durante ese tiempo pueden actuar contra el picudo y expandirse a otras zonas, de ahí que se haya apostado por empezar a pulverizar palmeras de huertos ubicados en distintas zonas de la ciudad para que el ámbito de actuación pueda expandirse.
Los huertos de La Cova (en la parte sur de la ciudad, cerca del huerto Saoní), Bérnia (cerca del campus universitario) y Pontos (próximo al jardín Huerto del Cura) serán tratados con cerca de 20 millones de estos gusanos. Para cada palmera se calcula que utilizarán entre 15 y 20 litros de agua en que estarán diluidos estos nemátodos.
Desde el Ayuntamiento se indicó que este tratamiento es complementario y compatible con el químico, y que ésta pasaba a ser la acción número 14 del equipo de gobierno dentro del plan de lucha contra el picudo.
“Hay que luchar contra el picudo de todas las formas y con todas las armas a nuestro alcance”, declaró el concejal. Rodríguez aseguró además que no había limitaciones presupuestarias para tratar de controlar al coleóptero: “No es cuestión de dinero, es cuestión de saber qué queremos hacer, trazar un plan contra la lucha del picudo y que antes no se hizo”, en alusión a los socialistas.
El responsable indicó que se probará este producto para ver cómo funciona y que sí tiene éxito, como se espera, se ampliará a otros huertos municipales, no a particulares.
Este tratamiento ya ha sido empleado por los ayuntamientos de Almería, Marbella y por un hotel de Mallorca.