El Hondo y el río Segura, posibles afectados por vertidos enterrados en fincas agrícolas de La Murada

Los vertidos, que han empezado a investigarse a raíz de una denuncia, podrían estar contaminando las aguas subterráneas


Un juez recoge muestras de vertidos enterrados en fincas agrícolas de La Murada

E. G. B.

La denuncia del Ayuntamiento de Orihuela ante la Fiscalía Anticorrupción sobre enterramientos ilegales de basura en La Murada comienza a dar sus frutos. El Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza de la Guardia Civil), acompañado de la Policía Judicial y por dos patrullas de la Policía Local tomó ayer por la mañana muestras del terreno en varias fincas y se los llevó para analizarlos y entregar un informe que detalle qué tipo de residuos se han podido soterrar de forma descontrolada y sin autorización en estas parcelas agrícolas, en algunas de las cuales se puede ver a simple vista basura de todo tipo triturada y mezclada con tierra.
Sobre restos sanitarios, fragmentos de aparatos electrónicos, plásticos o vidrios se pueden ver árboles de cítricos que, por su tamaño, deben de llevar más de cinco años plantados sobre montañas de basura en la zona de Los Rubiras, junto a la Rambla Salada (precisamente el Ayuntamiento también denunció que una parte importante del cauce se había invadido literalmente con basura mezclada con tierra). Así lo reflejó este diario hace dos meses, y así lo constató ayer el Seprona para el juzgado. El caso parte de una denuncia de la Concejalía de Medio Ambiente, que fue alertada por vecinos, y el caso pasó de la Fiscalía Anticorrupción a la de Medio Ambiente.
El propio Ayuntamiento, según ha podido saber este diario, facilitó al Seprona ayer la maquinaria para poder hacer las catas con las que se obtuvieron las muestras no solo en esta parcela junto a Los Rubiras, sino en otros puntos de la pedanía donde la presencia de basura es menos evidente a la vista pero llamativa al sentido del olfato. Los resultados de laboratorio que se obtengan con todo lo recogido ayer determinarán si además de lo visible hay otro tipo de materiales contaminantes, residuos tóxicos o una posible afección al terreno y a los acuíferos del subsuelo. Entre los temores de los vecinos y de los denunciantes se encuentra que las aguas subterráneas que acaban en el río Segura o en El Hondo puedan estar contaminadas, o incluso que los gases que emana la basura sean perjudiciales para la salud.

Asociaciones
Diversas asociaciones de vecinos de La Murada realizaron el pasado 6 de diciembre una especie de ruta senderista recorriendo algunas de estas parcelas. Junto a Los Corrales y cerca de Los Randeros también tienen localizadas otras extensiones de terreno agrícola en las que sospechan que se han enterrado basuras durante años. En algunos casos los indicios son charcos de líquidos de extraño colo y olor en las inmediaciones que podrían ser lixiviados procedentes del filtrado del agua de lluvia a través de la tierra contaminada, de los que los propios residentes recogieron muestras.
En otros casos, ha sido fundamental el testimonio de un extrabajador de la planta de basuras de “Proambiente”, situada en las inmediaciones de algunas de estas parcelas, que contó ante la Fiscalía que durante sus años en la empresa manejó maquinaria con la que se enterraba basura en lugares no autorizados.

 

Diario “Información”, 22-12-11