El Consell allana la ampliación del vertedero de Fontcalent, pese a dos informes sobre metales pesados

El Instituto Geológico Minero y la CHJ piden a Inusa que justifique el incremento de valores sobre acuíferos tras cesar hace diez años el secado de lodos

La Conselleria de Medio Ambiente allana el camino para la ampliación de la planta de residuos de Fontcalent tras aprobar la Dirección General de Evaluación Ambiental y Estratégica, el pasado 24 de febrero la declaración de impacto ambiental. Es un requisito más para la definitiva autorización ambiental integrada para la modificación sustancial del vertedero, solicitada en 2009 por Inusa, que gestiona la planta desde el año 2001, y que tendría que conceder la Dirección General de Calidad Ambiental de la propia Conselleria.
El Ayuntamiento de Alicante ha recibido la declaración de impacto ambiental favorable emitida por el departamento autonómico, que permitiría iniciar las obras de construcción de la quinta celda de vertido, siempre y cuando se cumplan determinados condicionantes que especifica el informe.
Medio Ambiente emplaza a Inusa a presentar en el plazo de un año una serie de informes complementarios y vinculantes. Entre ellos, un estudio de Integración Paisajística, otro sobre medidas a adoptar para minimizar la proliferación de especies oportunistas y un plan de revegetación de la zona.
Además, advierte de que se han de tener en cuenta todos los condicionantes establecidos en los informes sectoriales recabados a distintos organismos.
Ecologistas en Acción, que es parte interesada en el proceso administrativo para la solicitud de modificación sustancial de la autorización ambiental integrada del vertedero de Fontcalent de Alicante, presentó ayer las alegaciones en la fase de audiencia y en ellas alerta, haciéndose eco de los informes del Instituto Geológico Minero de España (IGME) y la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ), de elevados índices de metales pesados en los acuíferos de la zona. El objeto de dicha ampliación es la creación de la celda quinta del vertedero, lo que permitiría recibir otros 1,8 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos.
Como quiera que dicha planta de tratamiento de residuos ya está a punto de colmatar la cuarta celda (728.451 Tm), debido, según el coordinador de Ecologistas en Acción, Carlos Arribas, a la recepción de residuos de fuera del Plan Zonal XVI (ciudad de Alicante), la dirección general de Calidad Ambiental sigue el proceso de la Autorización Ambiental Integrada (AAI).
Ecologistas en Acción, que ha revisado con lupa en Valencia el expediente 047/09 IPPC instruido a instancia de Inusa, pone el acento en la existencia de metales pesados. Se basa para ello en los informes del 2011 y del 2010 del IGME y CHJ. Los dos dictámenes aparecen ahora recogidos en el expediente de propuesta de resolución. El IGME asegura que los dos acuíferos existentes en la zona (Sierra Mediana, al norte, y Fontcalent, al sur) no presentan conexión hidráulica con el área del vertedero, por lo que no pueden ser afectados por esta ampliación. «No obstante, la presencia de pequeños flujos subsuperficiales locales hace necesario establecer una red de control piezométrico en el entorno del vertedero que permita la toma de muestras con arreglo a la legislación vigente, tanto en número y periodicidad como en parámetros a evaluar, lo que permitiría analizar la evolución de su composición química». Este organismo, que hace un informe preceptivo que es favorable a la ampliación, advierte de que «los resultados de dicha red de control permitirán corroborar, en su caso, que la presencia de metales pesados en dichas aguas subterráneas es debida exclusivamente a actividades previas a las llevadas a cabo en la actualidad».
El IGME se refiere al secado de lodos que llevó a cabo durante los últimos quince años una Edar de la empresa mixta del Ayuntamiento de Alicante en las eras anexas a la planta. Arribas recuerda que el sistema de secado de entonces era por exposición al sol.
Lluvias frente al aumento
Aunque no llueve mucho en Alicante, en diez años considera Ecologistas en Acción que debería bajar el índice de metales pesados. Pero, sin embargo, «crecen de forma exponencial». En esta misma tesis incide la CHJ, tras recalcar que Inusa lo atribuye a un origen distinto a las instalaciones del vertedero. En la propuesta de resolución, la CHJ informa en el condicionante número 8 de que «no se deben constatar incrementos de metales pesados en las analíticas efectuadas en dichos piezómetros, debiendo justificar Inusa los citados incrementos». Es decir, cómo es posible que, tras quince años de inactividad del secado de lodos, siga al alza el índice de metales pesados.
La ampliación de la planta de residuos de Fontcalent ha estado siempre rodeada de polémica, dado que son muchos los colectivos que consideran inapropiado que la planta se convierta en un macrovertedero. El nuevo PGOU en trámite contempla una reserva de un millón de metros cuadrados para esta ampliación , que permitirá que la planta trate 4,6 millones de toneladas en total.

CAPACIDAD DE CELDAS

Primera. 609.013 metros cúbicos para 365.408 toneladas.
Segunda. 1.214.033 metros cúbicos de capacidad, para 728.420 toneladas.
Tercera. 1.578.449 metros cúbicos para 947.069 toneladas.
Cuarta. 1.214.084 metros cúbicos para 728.451 toneladas.
Quinta. 3.111.179 metros cúbicos para 1.866.708 toneladas.

Los ecologistas alegan que en la zona se supera la contaminación acústica

Otra de las alegaciones presentadas ayer mismo por Ecologistas ante la Dirección General de Calidad Ambiental de la Conselleria de Medio Ambiente hace alusión a la contaminación acústica.
Según esas alegaciones, los límites de contaminación acústica a que se debe someter esa autorización ambiental integrada son los legalmente vigentes en el término municipal de Alicante y establecidos por la Ordenanza Municipal correspondiente (Ordenanza Municipal sobre protección contra ruidos y vibraciones), es decir 65 dB (A) diurno y 60 dB (A) nocturno, más exigentes que los que se derivan de la Ley 7/2002 y el Decreto 266/2004, de la Generalitat Valenciana. Esos límites quedan en 70 y 60 decibelios, respectivamente, según explica Carlos Arribas.
En el caso de la factoría de Cemex, próxima a la zona, Ecologistas en Acción señala que la Conselleria se acogió a la ordenanza municipal, más restrictiva con el ruido ambiental. Ecologistas en Acción considera que «la gestión del tratamiento de los RSU por parte de Inusa en la planta de Fontcalent es muy deficiente». En un informe de Inusa sobre el tratamiento de los RSU en la planta de Fontcalent que está en ese expediente se reconoce que con una entrada de 140.000 Tm solamente se recuperan el 1,50% de chatarra férrica, el 0,05% de aluminio, el 0,19 de PEAD y el 0,42% de PET.
Inusa explicó, además de la aprobación de la declaración de impacto ambiental, que la Comisión de Análisis Ambiental ya ha aprobado la AAI. Falta la resolución definitiva y la publicación en el DOGV.

 

Diario “La Verdad”, 22-03-12