El calor del otoño adelanta la campaña de hortalizas y echa por tierra los precios

> El agricultor deja perder cultivos y dedica otros a las conservas por la baja rentabilidad en el primer año de repunte al estar asegurada el agua de riego.

Las elevadas temperaturas de este otoño están provocando el colapso del mercado de la hortaliza de invierno, que este año vivía un ligero repunte en el campo de Elche y la Vega Baja, gracias a que los agricultores tenían asegurada el agua para el riego. El calor ha acelerado la maduración de verduras como alcachofas, brócolis, habas o coliflores y, por tanto, la excesiva oferta en el mercado ha provocado el consiguiente descenso de los precios para el agricultor que, en algunos casos, ha tenido que dejar perder cultivos o dedicarlos a conservas, según coinciden en señalar sindicatos agrarios y comercializadores.

El responsable del sindicato agrario La Unió, Daniel Martínez, asegura que en otras zonas de España donde también se cultivan estas hortalizas ya están siendo recolectadas ante la falta de frío, por lo que el mercado “se está saturando de estos productos y el precio baja”. Hasta el punto de “tener que dejar perder en los bancales algunos cultivos”, asegura el gerente de la ilicitana cooperativa Cambayas, Andrés Irles, que habla de “precios para el agricultor por debajo de los costes de recolección”.

Irles califica el inicio de la campaña de la hortaliza de invierno como “catastrófica” y “ruina total a causa de las elevadas temperaturas”, que según el geógrafo y climatólogo ilicitano Vicente Bordonado, “han llegado a los 28 grados en la primera quincena de noviembre”. La causa, “una situación atmosférica con predominio de una masa de aire tropical o sahariano”, apunta Bordonado.

Además, con el calor, el consumidor “compra menos este tipo de hortalizas”, asegura el presidente de Jóvenes Agricultores-Asaja en Elche, Pedro Valero, quien ha visto en los últimos días “síntomas de recuperación del mercado y mejoras en las cosechas gracias a la última bajada de las temperaturas. Estas verduras necesitan del frío y la humedad para desarrollarse correctamente y ahora hace algo más de frío, al menos por las noches está refrescando”. De esta manera, Valero espera que “entre el frío definitivamente para que la situación se normalice”.

Las primeras cosechas de haba se están pagando a la mitad de lo que se pagaba el año pasado, y otros productos como la alcachofa, el brócoli o la coliflor también han sufrido descensos considerables en sus precios. Justo en un año en el que el agua del trasvase del Tajo ha asegurado el riego “y hemos notado un repunte de un 10% en el cultivo de la hortaliza de invierno, una situación que desde hace años no se veía en el campo de Elche, que estaba en retroceso a causa de la sequía”, señala Pedro Valero.

Vía | diarioinformacion.com