El Ayuntamiento quiere ahorrar el 80% del gasto eléctrico en diez años

El gobierno local apuesta por la inversión privada en la eficiencia energética y desarrollará un plan para ajustarse a los objetivos de la UE

Pagar un 80% menos en el consumo eléctrico dentro de diez años. Ese es el objetivo que se ha marcado el Ayuntamiento para ahorrar el gasto en iluminación (en 2011 supuso 5,3 millones de euros) y reforzar la apuesta municipal en eficiencia energética. Para conseguirlo, las concejalías de Vía Pública e Infraestructuras ya están redactando sendos pliegos de condiciones para que sean dos empresas privadas las que acometan la inversión en eficiencia energética. Y también se pondrá en marcha el Plan de Acción de Energía Sostenible (PAES), suscrito por el exalcalde Alejandro Soler en mayo de 2010 dentro del conocido como ‘Pacto de los alcaldes’.
Así lo anunció ayer el edil de Vía Pública, Manuel Rodríguez. La inversión en eficiencia energética se dividirá entre la iluminación en las calles y la de los edificios y dependencias municipales. «El equipo de gobierno apuesta por la tecnología LED para la vía pública», aseguró Rodríguez, que adelantó que la inversión privada podría comenzar en el primer trimestre de 2013. «Hasta entonces seguiremos con el plan actual de apagar luminarias y mantendremos las que se cambiaron en su momento para aprovecharlas al máximo», explicó el edil popular.
De esta manera, serán dos empresas las que puedan acceder a una adjudicación que todavía no tiene una cantidad fija. «Durante 45 días el Ayuntamiento abrirá las puertas de todas sus dependencias para que las firmas interesadas analicen la inversión que acometerán», aseguró Rodríguez. El edil de Vía Pública defendió que estas inversiones son «inviables» para las arcas municipales, por lo que se apuesta por la inversión privada a cambio de que las empresas cobren gracias al ahorro en el recibo energético del alumbrado que se genere con las mejoras.
Todo ello también con el objetivo de «acometer la modernización energética que nos exige Europa», indicó Rodríguez. La hoja de ruta para llegar a los objetivos impuestos por la Unión Europea (UE) pasa por desarrollar el PAES, «que lo firmó Alejandro Soler pero con el que no se hizo absolutamente nada», añadió Rodríguez. Este proyecto tiene el objetivo de reducir un 20% las emisiones de CO2, ahorra el mismo porcentaje en la factura eléctrica y contribuir con la misma cantidad (20%) al consumo de energías renovables antes de 2020.
«Sin este plan, que firmaron unos y ahora tenemos que desarrollar otros, no podríamos optar a subvenciones de la UE», dijo Rodríguez. Además, el proyecto significa «apostar por las energías sostenibles, ahorrar en la factura eléctrica municipal y mejorar la eficiencia energética», así como «implicar» a los ilicitanos con «actividades que muestren las ventajas del uso eficiente de la energía».