El ayuntamiento espera instrucciones tras prohibirse dos pesticidas contra el picudo

El Ayuntamiento de Elche está pendiente de recibir instrucciones de la Conselleria de Agricultura sobre cómo proceder después de que la Comisión Europea decidiera el lunes seguir adelante con la prohibición de pesticidas que se utilizan para combatir el picudo rojo en las palmeras. El concejal de Vía Pública, Manuel Rodríguez (PP), señala que el consistorio ha utilizado siempre productos recomendados y autorizados por la Generalitat (combinados en los últimos meses con lucha biológica) y que habrá que esperar para saber cómo afecta esta nueva restricción a los tratamientos fitosanitarios contra la plaga que cerca el Palmeral.

Manuel Rodríguez manifestó ayer a este respecto que “la Concejalía de Vía Pública espera que el Servicio de Sanidad Vegetal de la Conselleria de Agricultura comunique en los próximos días en qué medida afectará la futura ley europea a la lucha química contra la plaga del picudo rojo”. Por ello, valoró que “en cuanto tengamos noticias al respecto lo comunicaremos, mientras tanto no existe ninguna prohibición de utilización, no hay que crear alarmas, y hay que seguir trabajando en la lucha contra el picudo, que por ahora ha empezado con tratamientos biológicos, no con los químicos, y se está revisando cada ejemplar de nuestro palmeral”.

La prohibición que ha hecho pública la Comisión Europea se aplica a los árboles que atraen abejas (caso de las palmeras) y los cereales, comenzará el 1 de diciembre y se extenderá al menos dos años, tiempo durante el cual se seguirá investigando sobre los efectos nocivos que los productos químicos con contenido en nicotinoides tienen sobre el medio ambiente y la salud. Precisamente el motivo de la inminente prohibición estriba en la necesidad de proteger a las abejas, que tienen un papel clave en la polinización de especies vegetales del ecosistema y suponen una contribución anual a la agricultura europea de 22.000 millones de euros.

Lucha biológica
El concejal de Vía Pública quiso señalar ayer que el Ayuntamiento de Elche ha sido el primero de España “en apostar por los tratamientos biológicos, prueba de ello son por un lado los tratamientos con nematodos y por otro lado con el hongo, que gracias al convenio con la Universidad de Alicante y “Glen Biotech” no va a costar ni un euro a los ilicitanos”.

Rodríguez hizo estas declaraciones en respuesta a las críticas del colectivo Margalló Ecologistes en Acció, que se felicitó por la prohibición de productos de cuya peligrosidad ya había alertado y lamentó la falta de previsión y “sensibilidad” del Ayuntamiento, al tiempo que abogaba por la lucha exclusivamente biológica y ecológica. Incluso los ecologistas llegaron a pedir la dimisión del edil por haberles acusado de alarmistas y de estar politizados.

El edil ahondó ayer en esta cuestión diciendo que el consistorio ha recibido muchas felicitaciones por su estrategia contra la plaga, “pero ninguna del colectivo Margalló, que parece más interesado en atacar al PP y defender al picudo que en luchar contra él”. Subrayó que no criticaron al anterior gobierno municipal, del PSOE, que también utilizaba Imidacloprid (uno de los pesticidas ahora restringidos) “sin poner un solo cartel de advertencia y realizando tratamientos fumigando, poniendo en riesgo la salud de las personas con baja sensibilidad a los paguicidas”.

Por el contrario, desde el inicio de esta legislatura (en 2011) “nosotros informamos a los ciudadanos como establece la ley, utilizamos los productos que la Conselleria nos facilita porque son legales, seguros, autorizados hasta la fecha y lo hacemos de la forma más segura para las personas, duchando la palmera de arriba abajo”.

Concluyó que “para este equipo de Gobierno lo más importante es nuestro Palmeral, nuestro Patrimonio de la Humanidad, y lucharemos contra el picudo con todas las armas legales y eficaces que tengamos a nuestro alcance”. Por ello, “en varias ocasiones he manifestado que el futuro de las medidas de lucha y control de la plaga deben pasar por reducir los tratamientos químicos a favor de los biológicos, consiguiendo un equilibrio biológico contra la plaga y sus enemigos naturales, pero hasta que llegue ese ansiado día, hay que bajar la población de picudo para que deje de ser una amenaza contra nuestro palmeral”.