El 45% de las obras de nueva planta que se pidieron en Elche en 2005 están paralizadas


“Cuando en el año 2007 se empezaba a escuchar la palabra crisis, muchos, condicionados por los mensajes de tranquilidad que llegaban desde el Gobierno, pensaban que aquello no era para tanto. La banca aún daba préstamos y algunos promotores se aprovechaban de ellos pensando que la crisis de EE.UU. era distinta a la de España. Muchas de las obras iniciadas ese año siguen aún paralizadas”, explica el presidente de la Asociación Técnico Empresarial de la Construcción de Elche y Comarca (ATECO), José Quiles Soler.
El resultado es que a día de hoy, el 44,9% de las obras iniciadas en 2005 siguen paralizada, según los datos facilitados por el Ayuntamiento de Elche. De 2005 a mayo de 2013 se han solicitado y concedido por parte del Ayuntamiento un total de 938 licencias de nueva planta. A fecha de hoy sólo han obtenido el final de obra 516, es decir, casi el 45% están sin acabar.
Llaman especialmente la atención las cifras de 2007. En este año se solicitaron 185 licencias y sólo 59 obtuvieron el final de obra; 94 siguen sin acabar y se produjeron 32 renuncias. Tal y como explica el edil de Urbanismo, Vicente Granero, “es cierto que las obras de nueva planta en Elche, al igual que en otros municipios de la zona, se han desplomado como consecuencia de la crisis, aunque también es verdad que está creciendo el número de licencias para obras mayores y obras menores”.
Granero aclara que la mayor parte de las licencias de nueva planta que se están concediendo corresponden a viviendas unifamiliares frente a los bloques de viviendas y grandes promociones.
Es fácil pasear por determinados sectores de la ciudad y encontrar “esqueletos” de edificios que se han quedado en la estructura. Tal y como explica el presidente de ATECO, “Cerca del 60% de las obras paralizadas están pasando a manos de los bancos después de que los promotores no hayan podido hacer frente a las mismas por falta de financiación”.
El desplome del sector de la construcción es tal que el descenso en la solicitud de licencias de obra de nueva planta supera el 95%, pasando de las 294 de 2005 a las 12 registradas en 2012. En lo que va de año, en el Ayuntamiento tan sólo se han solicitado 4 licencias de obra.

Soluciones
En cuanto al futuro del sector de la construcción ene Elche, José Quiles se muestra pesimista. “Se habla de que en el segundo semestre del año se va a mejorar, pero estamos tan hundidos que la mejora va a ser muy ténue” y añade que “es imposible que el sector se reactive si el gobierno central no empieza a bajar los impuestos”. Según el presidente de ATECO “hay demanda de pisos, hay suelo y hay dinero para construir, el problema es que nadie puede soportar pagar un 50% de impuestos. El dinero está ahí esperando las condiciones óptimas para moverlo, pero esto no va a ocurrir hasta que el gobierno se de cuenta de una vez que debe bajar los seguros sociales y regular mejor el IVA. Porque no podemos olvidar que la vivienda es un producto de primera necesidad”.
“Hay demanda como lo prueba que hayamos vendido 12 de 15 viviendas”
El gerente de Futurcasa, que ha iniciado la obra este año, asegura que la gente busca pisos a precios más asequibles

Pedro Lorenzo, gerente de Futurcasa, es uno de los “valientes” que se ha decidido a poner en marcha una promoción. Se trata de un edificio de 15 viviendas de las que sólo le quedan 3 por vender.
“Hace un tiempo desayunando con unos clientes y entre quejas de que no se vendían pisos, llegamos a la conclusión de que había demanda, pero eso sí, de pisos más asequibles. Viviendas para jóvenes mileuristas lejos de las grandes promociones que se hacían antes de que estallara la crisis. El problema era conseguir suelo a buen precio, lo conseguimos y el proyecto se ha hecho realidad”.
El edificio S.XXI, ubicado en el barrio de Altabix, ya está en marcha y su finalización está prevista para junio de 2014.
“Se trata de una nueva filosofía. Son pisos de tres habitaciones y acabados de calidad que oscilan entre los 98.500 y los 106.500 euros”, explica Lorenzo que añade “hemos establecido con los clientes pagos a la carta, estudiando cada caso en concreto y con pagos semanales o quincenales según le interese al cliente”.
El gerente de Futurcasa reconoce que “hemos tenido muchísimos problemas para encontrar financiación en los bancos, pero al final la hemos logrado con préstamos al promotor para que los chavales puedan subrogarse”.
“Se trata de una obra a la medida en la que damos la opción a personalizar cada vivienda con buenas calidades, pero a precios sensatos. Por mail vamos informando a los clientes de la marcha de la obra y el trato es como si fuéramos nosotros al otro lado de la mesa”, añade Lorenzo que ya trabaja en una nueva construcción.