Crean dos nuevas rutas ornitológicas en El Hondo para fomentar las visitas

La Conselleria de Medio Ambiente ha habilitado dos nuevas rutas en el parque natural de El Hondo para fomentar la afición a la ornitología entre los ciudadanos de la zona y para potenciar la visita de expertos europeos y nacionales. Los itinerarios, de cuatro y dieciséis kilómetros, se pueden hacer a pie y en bicicleta, respectivamente, y sirven para mejorar la accesibilidad a las charcas y embalses con mayor fauna en un año en el que en el paraje ha vuelto la vida gracias a las lluvias.

El parque natural de El Hondo vuelve a latir. Tras unos años de sequía en los que la sequedad de los embalses y el botulismo han azotado a la fauna salvaje que habitaba en el enclave, el humedal ha recuperado su aspecto más vivo. La Cerceta pardilla y la Malvasía cabeciblanca, las dos especies emblemáticas del humedal, han vuelto a anidar entre sus carrizos. Y, coincidiendo con este auge, la Conselleria de Medio Ambiente ha tratado de fomentar otro, el de visitantes.

La primera medida, imprescindible para atraer a expertos ornitólogos pero también a los aficionados de la zona, debía pasar por ampliar las posibilidades para visitar el enclave. “Hasta ahora, desde la Conselleria sólo ofrecíamos un breve itinerario junto al centro de visitantes, pero se quedaba corto y el visitante se quedaba con ganas de más”, afirma la directora del parque natural, Paloma Gómez Ossorio. Ahora, “hemos buscado dar un abanico más amplio de posibilidades para que el visitante pueda pasarlo bien”. Con este objetivo, los responsables de la Conselleria han abierto dos nuevas rutas, de cuatro y dieciséis kilómetros, que se pueden hacer a pie -la primera- y también con bicicleta -la segunda.

El itinerario de cuatro kilómetros sale y llega al centro de información, ubicado junto a la pedanía crevillentina de San Felipe Neri, y discurre bordeando la charca El Rincón, por el canal de El Convenio, y luego bordea la charca de El Saladar. En este recorrido, conocido como ‘La ruta verde’, “hemos habilitado dos observatorios nuevos para contemplar el paisaje y la fauna que allí habita. Uno de ellos se ha construido aprovechando una caseta antigua”, explica la directora.

El segundo itinerario, el conocido como ‘La ruta azul’, se puede hacer en bicicleta y también parte y llega al centro de recepción de visitas. Ocho kilómetros de ida y otros tantos de vuelta en una ruta que se interna en el corazón del parque. En dos nuevos observatorios, los visitantes tienen la oportunidad de ver la charca de La Reserva y el embalse de Levante. “En estos enclaves la fauna es muy abundante, pudiéndose ver aves emblemáticas como la Cerceta pardilla o la Malvasía cabeciblanca”, apunta Gómez Ossorio. La ruta es totalmente llana y sigue los caminos de servicios del Azarbe del Convenio y del Azarbe de d’Alt.

Ambos itinerarios se realizan completamente por caminos de tierra sin tener que cruzar ninguna carretera asfaltada, por zonas con paisajes entrañables y donde parece que uno se traslade a otro continente, ya que en muchas partes no se escucha más que el sonido de la naturaleza. Según la directora, “ya hemos comprobado que el número de visitantes se ha doblado en los primeros meses del año gracias a estas nuevas rutas, que se probaron por primera vez en la conmemoración del 20 aniversario de la declaración del parque, en diciembre, y que inauguramos oficialmente en el Día Europeo de los Parques Naturales”, que se celebra el próximo domingo 24.

A estos dos nuevos itinerarios, la Conselleria quiere añadir dos más con el objetivo de “acercar el parque a las poblaciones cercanas”, explica la directora. “Por caminos estrechos y muy poco transitados, pretendemos unir el centro de visitantes con las poblaciones de San Fulgencio y San Isidro, donde también existen elementos naturales por destacar”, apunta.

El objetivo es “abrir al máximo el parque”. Para ello, también se han ampliado los horarios de visita y se ha habilitado un aparcamiento que siempre está abierto. Así, “los nuevos itinerarios se pueden realizar durante todo el día, con lo que esperamos que los ciudadanos de Elche, Crevillent, Catral o San Isidro acudan más ante las facilidades de acceso que estamos dando y ante el atractivo de poder ver a diario el núcleo central del parque”, indica la directora.

Las zonas más relevantes a nivel de fauna quedaban hasta ahora muy lejos de los visitantes. Ahora, con las rutas abiertas, se pueden ver embalses tan importantes como el de Levante, donde las aves son numerosas. Al parque sólo le resta ahora emprender proyectos que, aunque más complicados, los ciudadanos demandan, como la visita en barca a los humedales o la apertura diaria de los itinerarios que quedan en terrenos de Riegos de Levante. Actualmente, esta visita sólo se puede realizar con cita previa los miércoles y sábados.

Cerca de 15.000 personas
El centro de visitantes acogió el año pasado a cerca de 15.000 visitantes. La mayoría pertenece a colegios y grupos que programan sus visitas, y a extranjeros. “Hemos detectado que la gente que vive en las poblaciones cercabas al parque sigue sin conocerlo”, expone Gómez Ossorio. Ahora, los nuevos itinerarios permiten la visita por libre y durante todo el día.

Vía | diarioinformacion.com