Chevron: ¡Limpien la Amazonía!

APOYA CON TU FIRMA A LOS INDÍGENAS
Una sentencia definitiva es inminente tras una larga batalla legal entre la poderosa petrolera Chevron y un grupo de valerosos indígenas de la Amazonia ecuatoriana, quienes buscan la reparación del daño causado por el vertido de miles de millones de residuos tóxicos en la selva.

Si la compañía Chevron es sancionada a pagar miles de millones en concepto de daños y perjuicios, daremos un enorme paso adelante en la lucha por conseguir que los grandes contaminadores del planeta rindan cuentas. Alertada por una posible derrota, la gigante petrolera ha puesto en marcha una agresiva campaña de lobby para descarrilar el proceso judicial.

Pero el nuevo Director Ejecutivo de Chevron, John Watson, sabe que la empresa y su reputación están en la picota, y se muestra cada vez más preocupado ante los posibles riesgos de una campaña pública de denuncia. ¡Aumentemos la presión aún más! Firma la petición exigiendo a Watson y a Chevron la limpieza de su desastroso legado en Ecuador, y se la entregaremos directamente a ellos, a sus accionistas y a la prensa norteamericana.

Con el paso de los años, acciones ciudadanas como ésta han ayudado a transformar las políticas de algunas de las corporaciones mundiales más poderosas. Pero la mayor parte de las corporaciones de los hidrocarburos sigue gastando cientos de millones de dólares cada año en campañas de lobby y de relaciones públicas. ¿Su objetivo? Influenciar las políticas climáticas y energéticas, y negar cualquier responsabilidad en materia medioambiental o de derechos humanos. Chevron es uno de los principales infractores.

Desde 1964 a 1990, Texaco (ahora propiedad de Chevron) vertió deliberadamente miles de millones de litros de residuos tóxicos provenientes de sus operaciones petrolíferas en la selva amazónica ecuatoriana, posteriormente abandonando el país sin proceder a una limpieza adecuada de la contaminación causada. Ahora, amenazada por una derrota judicial, Chevron está recurriendo a maniobras jurídicas, y a influyentes empresas de relaciones públicas y grupos de presión para silenciar las voces críticas y evitar responsabilidades por el enorme desastre ambiental y humano que ha provocado.

Chevron ha declarado en repetidas ocasiones que no pagará por la limpieza, ni siquiera en el caso de que así se ordene judicialmente, y han llegado a decir: “Vamos a luchar contra esto hasta que el infierno se congele. Y entonces lucharemos contra él en el hielo”. Su estrategia más reciente: presionar al gobierno de los EEUU para que intimide a Ecuador y lograr que el caso sea archivado.

No podemos quedarnos sentados y ver cómo Chevron se burla la justicia: construyamos una masa crítica de apoyo para que los pueblos la selva ecuatoriana ganen este crucial combate, ante el tribunal de la opinión pública y ante la la ley.

Los ciudadanos de Ecuador y de todo el mundo se están uniendo para hacer frente a una de las multinacionales más poderosas y contaminantes del mundo. Si logramos la victoria, daremos otro gran paso hacia un futuro de responsabilidad corporativa, respeto a los derechos humanos y protección del medio ambiente. ¡Unamos nuestras voces, y circulemos este mensaje hoy mismo!

Esta campaña es parte de un esfuerzo conjunto más amplio liderado por Amazon Watch, Rainforest Action Network y otras organizaciones ambientalistas y de derechos humanos de todo el mundo.

Vía | avaaz.org


> Comparte este artículo en:

http://es.wikipedia.org/wiki/Global_Peace_Index