Cemento por ajardinamiento

En varias zonas verdes se introduce hormigón impreso para eliminar las áreas de tierra y grava

El Ayuntamiento ha decidido pavimentar con hormigón impreso varias zonas ajardinadas de la ciudad, sutituyendo el modelo puesto en práctica en la década de los años 90 que apostaba por un aspecto natural de los espacios públicos ajardinados, empleando grava. “Es algo muy demandado por los vecinos para las zonas ajardinadas”, apunta el concejal de Mantenimiento, José Manuel Sánchez, por lo que se ha optado por incluir actuaciones de estas características en el huerto de la Cuerna, en varias zonas del sector V, en el jardín de Andalucía, en el de Rafael Alberti, en el entorno del colegio Eugeni d’Ors y en la calle Amílcar Barca, todas ellas financiadas con dinero del Gobierno, a través del Plan E.

El cartel anunciador de la actuación concreta que se dispone de 489.816 euros para el pavimentado de zonas verdes, con un plazo de actuación previsto de ocho meses. En total, se dispone de una cantidad algo superior a los dos millones de euros para pavimentar, introducir mejoras en el riego, crear áreas de psicomotricidad en la zona de l’Algeps, construir vallados de seguridad e instalar juegos infantiles.

Por otra parte, las obras de ajardinamiento en el solar del antiguo cuartel de la Guardia Civil han comenzado ayer una vez han quedado resueltos los problemas de compensación de la permuta que se realizó con el Ministerio del Interior, según aseguró el edil, quien también concretó que en breve se va a comenzar a plantar unas 2.000 palmeras, con una altura de entre 30 y 40 centímetros, en los viveros fitosanitarios que se han construido en la zona norte de la ciudad, junto al Pont del Bimil.lenari.

En concreto, este proyecto, con un coste de unos 800.000 euros, está siendo financiado con dinero procedente de una subvención del Ministerio de Cultura para el Palmeral ilicitano. “Teniendo en cuenta las dimensiones del vivero, siete metros de alto, lo que permite el Plan General, la previsión es que allí puede haber palmeras a lo largo de 70 o 90 años si hiciera falta”, asegura José Manuel Sánchez.

La intención municipal, aclara el edil, es de poder disponer en ese espacio de unas 10.000 palmeras libres de toda contaminación de la plaga del picudo rojo para poder utilizarlas en la plantación y reposición en el Palmeral de Elche, afectado por una prohibición de traslado de ejemplares.

Vía | diarioinformacion.com