“Atado y bien atado”: En el 73 aniversario de la sublevación fascista de 1936

Floren Dimas
Sábado, 18 de julio de 2009

Hace treinta y un años, la casa de S.M. el Rey publicó el siguiente comunicado: “Hoy se conmemora el aniversario del Alzamiento Nacional, que dió a España la victoria contra el odio y la miseria, la victoria contra la anarquía, la victoria para llevar la paz y el bienestar a todos los españoles. Surgió el Ejército, escuela de virtudes nacionales, y a su cabeza el Generalísimo Franco, forjador de la gran obra de regeneración “.

Juan Carlos de Borbón, quien probablemente sea el único jefe de estado del mundo que no ha jurado o prometido la Constitución del estado del que se erige supremo representante, además de garante de la impunidad para los criminales franquistas, se yergue en la actualidad como la más viva y expresiva representación del esquema de poder pergeñado por los ingenieros de la transición posfranquistas, Adolfo Suárez, Martín Villa, Rosón, Fraga Iribarne, etc., pertenecientes a la fauna falangista encargada de embalsamar al régimen del dictador, al tiempo que se procuraban no solo la supervivencia personal y de “clase” (política y económica), si no manteniendo una situación de dominio fortificada, desde la que imponer a los “peones democráticos” con aspiraciones de poder, de Carrillo a Felipe González, unas condiciones ventajosas marcadas por el “pelillos a la mar” a las consecuencias de la guerra civil y de la dictadura.

El “régimen del 18 de julio” moría con Franco, pero no el esquema de poder forjado durante su larga tiranía, en el que la figura de Juan Carlos de Borbón, constituía y constituye, un “puente” entre dos épocas en las que los grandes grupos mediáticos, los grupos financieros e industriales, los terratenientes, la Iglesia, y en cierto modo las fuerzas armadas, estatutariamente obedientes a su jefe máximo, el Rey, siguen detentando la capacidad de decidir sobre el destino de nuestra nación y de los ciudadanos.

Hoy, 18 de julio, se cumplen sesenta y tres años de un golpe militar de naturaleza fascista, una efemérides que conviene recordar desde la constatación de que el actual jefe del estado español, ha manifestado con orgullo que se considera como hijo de Franco y que nunca tolerará “que se hable mal de él en su presencia”, es decir, que España está representada en la actualidad por alguien que ha rentabilizado en su propio beneficio personal y en el de su prole una sublevación militar, una guerra civil y cuarenta años de crímenes y de abolición de las libertades, auxiliado solícitamente por un jefe del gobierno y un partido en el poder, que se niegan a declarar ilegal aquel régimen y a promover, junto con los demás poderes del estado, las acciones establecidas legalmente para dar amparo a las víctimas a la luz del ordenamiento jurídico español e internacional.

18 de julio de 2009: “todo queda atado y bien atado”, tal como estipuló Francisco Franco.

Maoño (Cantabria), 18 de julio de 2009

Floren Dimas
Asociación para la recuperación de la memoria histórica ‘Amigos de los Caídos por la Libertad’

Vía | ciudadanosporlarepublica.info