Animales que sufren la crisis

La protectora local recoge este verano un 6% de perros y gatos más que el anterior y está sin familias que se ocupen de todos los casos de abandono.

Los animales abandonados este verano que han pasado por la Sociedad Protectora de Animales y Plantas del Baix Vinalopó han crecido más de un seis por ciento y han dejado a la entidad sin capacidad para atender más casos, que según señalan, han aumentado por la crisis. Desde la protectora de Alicante coinciden y explican que se dan situaciones en las que personas afectadas por la mala situación económica tienen que volver a su país y dejan a sus mascotas, e incluso hay desahucios que dejan sin casa a dueños y animales.

El abandono de animales durante el verano es una historia que se repite cada año y que en el presente se ha dado aún con más crudeza debido a la influencia de la crisis económica, según coinciden en apuntar desde las entidades protectoras de animales existentes en la zona.

Concretamente, los animales que, habiendo sido abandonados a su suerte, ha rescatado la Sociedad Protectora de Animales y Plantas Baix Vinalopó durante los meses de junio y julio han crecido un 6’33% con respecto a los mismos meses del año pasado. No obstante, la entidad estima que esta cantidad es mayor.

De hecho, una de las activistas de la asociación, Marga Ruiz, señala que sí se ha notado un aumento destacado aunque es difícil de cuantificar. Así, explica que el pasado mes de julio la línea de teléfono permaneció no disponible durante días, por lo que, pueden haberse dado casos en los que los particulares no hayan podido ponerse en contacto con ellos.

Además, a esto se une el hecho de que la protectora de Elche no dispone de albergue de animales, sino de familias acogedoras, por lo que cuenta con un cupo limitado en el que, a pesar de que se detecten más casos, resulta imposible acoger a más mascotas, por lo que el incremento de abandonos que se registra nunca llega a ser algo desorbitado.

Sin embargo, el hecho es que actualmente la sociedad protectora tiene un total de 80 animales, entre perros y gatos, distribuidos entre las familias acogedoras, según explica la presidenta del colectivo, Juani Penalva. “Tenemos casos de camadas de siete cachorros y hay familias que ya no pueden acoger a más”, explica.

En este sentido, la responsable señala que “generalmente, estamos a tope todo el año”, en referencia a que siempre son más numerosos los casos que los lugares de acogida, aunque éstos en invierto suelen ser casi la mitad. “Pero en estas fechas los abandonos aumentan y las personas que colaboran no pueden acoger a más, e incluso hay menos porque también se van de vacaciones”, añade.

El responsable de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Alicante, Raúl Mérida, destaca que entre los abandonos que se dan por consecuencia directa de la crisis figuran los casos de muchas personas afectadas por ésta que han tenido que volverse a su país, a lo que se añaden los desahucios de viviendas, que han dejado en la calle tanto a los propietarios como a sus animales de compañía.

Asimismo, a ellos se unen las situaciones más habituales de todos los años de personas que se deshacen de unas mascotas que han sido el regalo de Navidad y que ya se han hecho demasiado grandes y más activas; y el de animales exóticos como loros, serpientes o mapaches. También influye, según Mérida, el hecho de que “en verano, la gente soporta peor los olores y tienen menos paciencia; e incluso que, al trasnochar más, no tienen ganas de bajar al perro por la mañana”.

El responsable expresa que “tener una animal es una forma distinta de vivir la vida, pero tiene responsabilidades”. Mérida recordó que hay muchas opciones antes que abandonar a una mascota para irse de vacaciones. En este sentido, recordó la existencia ya en Alicante, de ‘hoteles’ para animales a precios económicos. De hecho, hay particulares que acuden a la protectora para informarse de los recursos existentes al respecto.

Mérida explica que en el conjunto de la Comunidad Valenciana se abandonan unos 14.000 perros al años, de los que al menos un 40% pertenecen a la provincia, ya que al ser destino vacacional, también se convierte en un lugar lejado para abandonar al animal de compañía.

Vía | diarioinformacion.com