Amplían la laguna de Los Carrizales de Elche, refugio de aves acuáticas

La laguna de Los Carrizales de Elche, refugio de numerosas especies de aves acuáticas, cuenta ya con una superficie de dos hectáreas, tras llevarse a cabo una nueva ampliación, según han informado hoy fuentes de asociaciones ecologistas.

En concreto, la extensión de ese enclave se ha ampliado en aproximadamente 1,2 hectáreas, con lo que la zona inundada tiene ya dos hectáreas de lámina de agua, ya que se acometieron trabajos en el mismo sentido en 2010 con la ayuda del Ministerio de Medio Ambiente.

Esa actuación, desarrollada en las últimas semanas y en la que ha colaborado la Fundación Biodiversidad, dependiente del citado ministerio, se enmarca en el proyecto denominado “Humedal de Los Carrizales”, impulsado por la Asociación de Naturalistas del Sureste (Anse), la Asociación Amigos de los Humedales del Sur de Alicante (Ahsa) y un agricultor de la Comunidad de Los Carrizales.

La finalidad principal del proyecto es el acondicionamiento de una laguna de cuatro hectáreas de superficie en suelos agrícolas de Los Carrizales de Elche, un espacio situado al sur del parque natural de El Hondo y que forma parte de su zona perimetral de protección, además de estar incluido en el Catálogo de Zonas Húmedas de la Comunitat.

El lugar formaba parte de la antigua albufera de Elche, intensamente transformada para su aprovechamiento agrícola en el pasado.

Los trabajos que se realizan en Los Carrizales tienen como objetivo la restauración asistida de su ecosistema, con la creación de una charca de aguas permanentes que está contribuyendo a “la presencia de especies ornitológicas amenazadas asociadas a ese medio, como la Cerceta pardilla y otras muchas aves acuáticas”, han explicado las mismas fuentes.

También se favorecerá la reproducción de peces amenazados, como el fartet, y se recuperará la vegetación acuática.

La laguna se abastece principalmente de las mismas aguas del acuífero subyacente y de las procedentes del drenaje de la zona.

Durante las próximas semanas, miembros de Ahsa y Anse plantarán especies de la flora autóctona para naturalizar las orillas de la laguna ampliada y proporcionar un mejor refugio y alimento a la fauna.

Recientemente, esas organizaciones ecologistas han solicitado a la Generalitat la declaración de la laguna como refugio de fauna para evitar la caza furtiva y molestias excesivas a las aves acuáticas, principalmente.

“En la laguna se han citado ya casi medio centenar de especies de aves rapaces, acuáticas, limícolas y paseriformes ligadas a humedales: andarríos, cigüeñuelas, garzas, anátidas, aguiluchos e, incluso, el escaso morito”, han revelado las citadas fuentes.