Margalló pide la protección del sector MR-10 y rechaza el proyecto de urbanización

Desde Margalló Ecologistes en Acció d’Elx estamos en contra del proyecto de urbanización de más de unas 1.200 viviendas previsto para el MR-10 de La Marina por el grave impacto medioambiental que supone y pedimos a los responsables del Gobierno Local que aboguen por un desarrollo sostenible del Municipio de Elche.

En diciembre de 2007 el Ayuntamiento-Pleno aprobó un Plan de Actuación Integral (PAI) con un proyecto de urbanización de unas 1.200 viviendas previsto para el MR-10 de la pedanía de La Marina en nuestro término Municipal. Dicho proyecto urbanístico se ubica sobre un lugar único y conservado de nuestro territorio ilicitano y en una de las pocas zonas litorales de la Comunidad Valenciana libres del cemento por el urbanismo salvaje.

La zona donde se pretende ubicar la urbanización goza, hasta la fecha, de unos elevados valores ambientales reconocidos y protegidos por la Unión Europea mediante la declaración del Lugar de Interés Comunitario (LIC) de las Dunas de Guardamar y la Pinada de la Marina, que son contiguos a la ribera del mar. Dicha urbanización supondría un daño irreparable y gravísimo contra los valores ecológicos y paisajísticos, chocando de frente con un modelo de desarrollo sostenible para nuestro Municipio. Esta urbanización acabaría con el atractivo turístico de la zona y atentaría contra los intereses generales y los beneficios de conservar este paraje natural para las generaciones futuras.Por otro lado, recordamos al Gobierno Local sus promesas electorales de proteger los primeros 500 metros desde la costa de nuevas edificaciones, y que esperemos que no incumplan. En este sentido, dada la gran extensión del término municipal de Elche, es seguro que el desarrollo se puede hacer en otros lugares con menor impacto.

Desde Margalló Ecologistes en Acció d’Elx, nos preguntamos porque el desarrollo urbanístico no se ha proyectado, en todo caso, al rededor del núcleo urbano ya consolidado de La Marina. Todos los expertos en urbanismo sostenible están de acuerdo en que los modelos de crecimiento urbanístico alrededor de los núcleos urbanos ya consolidados suponen una gestión más eficiente de recursos y servicios a los ciudadanos. Por el contrario, la urbanización del MR-10 supondría un modelo urbanístico totalmente contrario al recomendado por proyectarse alejado e independiente del casco urbano. Nos preguntamos si los políticos responsables de la gestión de nuestro municipio, entre ellos el Sr. Alcalde D. Alejandro Soler y el Sr. Concejal de Urbanismo y Medio Ambiente D. Alejandro Pérez, no conocen dichos modelos de gestión sostenible, los cuales deberían ser tenidos en cuenta para establecer los criterios de desarrollo de nuestro municipio.

Confiamos que el Gobierno Local del PSOE y Compromís de Elche recapaciten sobre su posición en la próxima revisión del PGOU en relación al MR-10, de manera que cuando hablen de desarrollo sostenible no sean sólo palabras vacías sino hechos. De lo contrario, poca credibilidad les va a quedar cuando hablen de sostenibilidad. Aún están a tiempo de rectificar y no deberían permitir que se repitieran las barbaridades urbanísticas del pasado, como las ocurridas en el MR-9 de la Marina que supuso la destrucción del perímetro de protección del Parque Natural de las Salinas de Santa Pola afectando a especies protegidas, o el AR-1 de Arenales del Sol que se construyó al pie del Paraje Natural del Clot de Galvany, destruyendo las lomas de Arenales de Sol y produciendo un gravísimo impacto paisajístico sobre el litoral ilicitano.

Le recordamos que hay más de 10.000 firmas de personas en contra de la urbanización proyectada, por lo que los responsables municipales deberán decidir si dan su apoyo a cuatro promotores especuladores interesados en urbanizar, o si por el contrario, apoyan la voluntad de miles de ciudadanos de Elche que están en contra de la urbanización de dicho paraje.

Y para que no sirva de excusa, recordar al Ayuntamiento que no tendría que indemnizar a los promotores de la urbanización debido a que el proyecto se encuentra recurrido judicialmente, por lo que aún no se ha aprobado. Aún así, consideramos que es prioritaria la responsabilidad del Gobierno local de velar por la conservación de un medio ambiente adecuado para los ciudadanos y por la utilización racional de los recursos naturales.

Es importante destacar que la Comisión Europea ha solicitado una moratoria para los nuevos planes urbanísticos que no respeten los criterios de sostenibilidad ambiental. En este sentido, el proyecto de urbanización del MR-10 está siendo investigado por la Comisión en el marco de las denuncias de la urbanización masiva del territorio valenciano.

Por último, si los responsables del Gobierno Local de Elche quieren realmente apostar por la conservación del litoral ilicitano, es necesario que recapaciten sobre su política urbanística y por ello, solicitamos que se paralice el proyecto de urbanización del sector MR-10 y se redefinan los terrenos del mismo en el próximo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), de manera que estén ligados a la protección del Lugar de Interés Comunitario de las Dunas de Guardamar y Pinada de la Marina, declarando los terrenos del MR-10 como suelo no urbanizable de especial protección.

En nuestro apartado de descargas encontrarás la nota de prensa completa