2010: un año horrible para el medio ambiente, un año de luchas

Ecologistas en Acción destaca cinco momentos clave durante el 2010: la Cumbre del Clima de Cancún, la de Biodiversidad de Nagoya, la presidencia española de la UE, la lucha contra la instalación del ATC y los cambios en el Gobierno. Todo ello marcado por la crisis. Su balance ambiental del año es, desafortunadamente, muy negativo.

Crisis
El año 2010 ha estado marcado por la crisis económica, una crisis que está teniendo importantes repercusiones ambientales. Por ejemplo, el Gobierno ha recortado las partidas ambientales en los Presupuestos Generales del Estado para 2011 por encima de la media de los recortes en otros temas. Otro caso palmario es la apuesta, a pesar de la penuria presupuestaria, por las infraestructuras de transporte, como muestra la inauguración del AVE Madrid-Valencia, el rescate a las concesionarias de autovías, o el tremendo ahorro no realizado que significaría paralizar la construcción de nuevas infraestructuras. La oposición a este tipo de políticas quedó reflejada en las tres acciones que Ecologistas en Acción realizó durante su asamblea anual.

Aunque no todo han sido derrotas para el ecologismo en este aspecto, ya que durante este año se ha dado una Declaración de Impacto Ambiental Negativa a la autovía cántabra Dos Mares, por ejemplo.

A nivel ambiental, el Gobierno sólo ha tenido palabras, que en contadas excepciones se han convertido en hechos. La berborrea ecologista ha tenido su mejor ejemplo en el proyecto de Ley de Economía Sostenible, la iniciativa estrella de Zapatero para salir de la crisis, que de sostenible sólo tenía el nombre, pues apostaba por seguir creciendo ininterrumpidamente. Otro ejemplo en el mismo sentido es el proyecto de Ley de Pesca Sostenible.

Por ello Ecologistas en Acción ha estado fuertemente activo en las movilizaciones contra la política marcada por el Gobierno, la UE y organismos internacionales como el Banco Mundial o el G20. La principal de todas estas movilizaciones fue la huelga general del 29 de septiembre. Pero no fue, ni mucho menos, la única.

Presidencia española de la UE
La presidencia española de la UE del primer semestre ha sido un ejemplo claro de cómo se piensa la salida de la crisis desde esta institución. Los acuerdos más significativos del semestre ha sido la firma de tratados de libre comercio con Colombia, Perú y Centroamérica; y la puesta en marcha de la Estrategia UE 2020. En ambos casos el objetivo es el crecimiento a costa de cualquier cosa, especialmente de los recursos naturales y las personas más desfavorecidas.

Ante la presidencia española, Ecologistas en Acción, junto con decenas de organizaciones, ha desplegado una intensa movilización que ha abarcado una respuesta a casi todas las cumbres de ministr@s que se han realizado durante el primer semestre de 2010. Entre ellas han destacado la de la UE-América Latina y Caribe de Madrid con fuertes movilizaciones y la organización de un Tribunal Permanente de los Pueblos, la de energía y cambio climático de Sevilla, las de pesca de Vigo y A Coruña, la de transporte de Zaragoza, la de bosques de Valsaín (Segovia), la de agricultura de Mérida, o la de igualdad en Valencia.

Cambio climático
La lucha contra el cambio climático ha estado marcada por la cumbre de Cancún de diciembre. Una cumbre en la que la justicia climática ha sido desterrada al no contener la declaración final ni fechas, ni compromisos vinculantes de reducciones, ni financiación en firme.

Pero Ecologistas en Acción no sólo estuvo presente en Cancún, también acudió a la Cumbre de los Pueblos de Cochabamba. En ella una amplia coalición de movimientos sociales expresaron su apuesta por la justicia climática como eje director de su trabajo. La organización ecologista también ha enfocado el trabajo contra el calentamiento global con labores de sensibilización, como las que realiza con la campaña Ciudades y cambio climático.

Para luchar contra el cambio climático es imprescindible un cambio en las políticas energéticas, como el abandono del carbón y otras energías contaminantes, y su sustitución por renovables, para lo que ha estado trabajando la organización a lo largo del 2010. En este aspecto este año se han producido victorias del movimiento ecologista, como la paralización de la central térmica de Morata de Tajuña (Madrid).

Biodiversidad
El 2010 ha sido el año internacional de lucha contra la pérdida de biodiversidad, que debería haber culminado con un gran acuerdo en la cumbre de Nagoya. Esto no ha ocurrido y de Nagoya no sale una fecha para detener la galopante pérdida de biodiversidad, ni financiación para conseguirlo, como pudo comprobar el representante de la organización en la cumbre.

El papel que está cumpliendo la UE en la extinción masiva de especies está siendo fundamental, a pesar de que en muchas ocasiones su discurso vaya en el sentido contrario. Este ha sido uno de los ejes de las críticas ecologistas del año 2010.

Un ejemplo de la la inactividad de Nagoya se expresa de manera clara en lo que está ocurriendo con el atún rojo, con una lacerante pasividad por parte del Gobierno español, el ICCAT, la UE y la ONU.

Un ejemplo más cercano son los cambios en las normas de protección de espacios y especies que están acometiendo varias comunidades autónomas para poder llevar a cabo proyectos fuertemente impactantes. Es el caso de la modificación del Catálogo de especies protegidas de Canarias para poder construir el puerto de Granadilla (Tenerife), sobre el que se han realizado numerosas movilizaciones; la pretensión de reducción de la protección de los Parques Naturales andaluces; el proyecto de estación de sky en San Glorio (Palencia), lugar del oso pardo; la Ciudad del Medio Ambiente de Soria; o el Parque de la Sierra de Guadarrama (Madrid).

Por ello, la organización ecologista termina el año denunciado a los 15 culpables de la destrucción de la biodiversidad.

Energía nuclear
Durante este año, la energía nuclear ha continuado en el centro del debate público por el intento, hasta ahora infructuoso, de instalar un cementerio nuclear centralizado, el ATC. Las respuestas de las plataformas locales, en las que ha participado muy activamente Ecologistas en Acción, ha sido notable y ha conseguido paralizar y postergar la decisión del Ministerio de Industria hasta ahora.

Cambio en el Ministerio de Medio Ambiente
Para Ecologistas en Acción, el cambio de Ministra de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) responde a la nefasta gestión de Elena Espinosa y su fuerte desgaste por su actividad anti-ambiental. Sin embargo su sucesora, Rosa Aguilar, no cuenta ni con crédito, ni con una trayectoria que dibuje un perfil más ecologista en el Gobierno. Está por ver si las buenas palabras de la nueva ministra se transforman en actos.

Uno de los aspectos que más ha criticado la organización ecologista al MARM durante este año ha sido su apuesta por los transgénicos. Por ello se convocó una manifestación estatal junto a otra serie de organizaciones en abril. Además, Ecologistas en Acción considera legítimas las acciones directas de siega de campos sembrados con transgénicos que se vienen realizando.

Otros temas
Además de estos temas centrales, Ecologistas en Acción ha estado desarrollando muchas otras actividades a lo largo del año. Destacan:

  • Un eje director, al calor de su campaña ‘menos para vivir mejor’ es la continuación de la crítica al consumismo mediante la tercera edición de los Premios Sombra a la peor publicidad, la celebración del día sin compras y la huelga de consumo en protesta por las medidas del Gobierno contra la crisis.
  • Otra de las publicaciones de la organización ha sido el informe sobre la calidad del aire. Un texto que vuelve a arrojar la conclusión de que la mayoría de la población española (al menos el 79%) respira aire contaminado.
  • También sobre contaminación, ha continuado la campaña contra la utilización del mercurio a través de informes y denuncias.
  • Una de las novedades legislativas que han iniciado su curso durante el 2010 ha sido la Ley de Residuos, sobre la que está trabajando Ecologistas en Acción para que sea ambiciosa y sostenible, evitando la incineración como sugiere la UE.
  • También lo han hecho las denuncias contra multinacionales españolas, como el BBVA.

Alternativas
Ante todo esto, Ecologistas en Acción no sólo ha estado presionando en la calle, los tribunales y las instituciones, sino que está articulando alternativas. Una de ellas es el proyecto Ecoagroculturas, basado en el fomento de la agricultura ecológica y los canales cortos de distribución.

Otra ejemplo ha sido el reconocimiento por parte de la ONU del acceso al agua como bien fundamental, un tema por el que ha venido trabajando Ecologistas en Acción durante los últimos años.

Un tercer ejemplo es el apoyo de la confederación a la iniciativa ITT-Yasuní, que pretende dejar una de las bolsas de crudo presentes en la Reserva de la Biosfera y Parque Nacional Yasuní (Ecuador) sin explotar a cambio de la mitad de las divisas que ingresaría Ecuador por la venta de ese petróleo.

Es decir, menos petróleo para menos coches, como viene proponiendo Ecologistas en Acción, cada 22 de septiembre (el día sin coches) como uno de los elementos claves para mejorar la calidad de vida en las ciudades.

Otra forma de construir otro mundo es la realización de la objeción fiscal, por la cual se detrae del IRPF el importe que va a gastos militares y se destina hacia otra organización que defienda la paz.

Del mismo modo, las herramientas de las que dispone Ecologistas en Acción, han servido, un año más, para analizar como podemos tener una relación más armónica con nuestro entorno. Este ha sido el caso del velero de la organización, el Diosa Maat, con los estudios que ha realizado, por ejemplo en La Cabrera. O ha sido también el de la puesta en marcha de nuevas iniciativas de comunicación como el canal de televisión Somos Biodiversidad, o la editorial Libros en Acción.

Vía | ecologistasenaccion.org