¿Qué hago si encuentro picudo?

Para disuadir a los particulares de “tapar” la presencia de la plaga en sus terrenos, el Ayuntamiento asume el coste de eliminar las palmeras afectadas a 5 kilómetros del centro.

Basta dar un paseo por cualquier pedanía de Elche y echar un vistazo alrededor para darse cuenta de que hay palmeras afectadas por el picudo que permanecen meses y meses sin tratar, sin talar y sin destruir. Todo lo contrario -es decir, actuar con la máxima celeridad- es lo que marca la normativa. Y es que es esencial retirar cuanto antes las palmáceas afectadas y triturarlas adecuadamente para frenar el avance del picudo, que vuela de unas palmeras a otras para seguir alimentándose de ellas. Pero, ¿qué hacer cuando se descubre la presencia del escarabajo en el jardín de una casa particular? Muchos temen ser sancionados o verse obligados a asumir costes desproporcionados e inventan mil y una formas de quemar o esconder los troncos y las ramas desmochadas, o simplemente prefieren dejar la palmera hasta que caiga por sí sola.
Para frenar estos hábitos el Ayuntamiento decidió extender la aplicación de productos fitosanitarios a huertos privados en un radio de protección de cinco kilómetros y asumir los costes de tala, transporte y eliminación de las palmeras afectadas, un desafío que ha coordinado el concejal Manuel Rodriguez (PP). Los trámites se gestionan desde la Oficina Municipal de Agricultura, con personal atendiendo las llamadas de particulares, y comienzan por medir con recursos cartográficos si el aviso está dentro de ese cerco de seguridad, que tiene su centro aproximadamente en el colegio Candalix.
Si es el caso, el Ayuntamiento confirma al usuario que será atendido gratuitamente y le da cita para que operarios y técnicos municipales acudan a encargarse de la palmera, algo que hacen con una periodicidad quincenal habitualmente. En los últimos días, en concreto, se ha venido comunicando a quienes han dado avisos que los trabajos se llevarán a cabo la semana próxima, dado que la Oficina Municipal de Agricultura está funcionando con fluidez.

Avisos
Si, por el contrario, la palmera se encuentra más allá de ese perímetro de seguridad que protege El Palmeral histórico, los avisos hay que darlos al teléfono gratuito 900532000 (extensión 1), que comunica directamente con Tragsa, la empresa de la Generalitat que dispone de la maquinaria oportuna. Esta mercantil se encargará, según explica a los usuarios, de recoger la palmera y trasladarla a una planta autorizada en Santa Pola, donde los restos vegetales se trituran hasta que no quede un solo picudo ni en larva ni en forma adulta. Este servicio lo dan otras empresas, aunque Tragsa aseguró ayer que se presta sin coste.
Eso sí, los propietarios que no se ven incluidos en el plan de protección del Ayuntamiento tienen que encargarse de talar la palmera, cortar su tronco y las palmas para facilitar el transporte (en caso de que haya ejemplares del escarabajo, fumigar y tapar con plásticos para evitar que se extienda), además de amontonar los pedazos en un lugar accesible para un camión. En este caso, Tragsa también está comunicando en los últimos días que la recogida se efectuará en el plazo de una o dos semanas y que no hay demora porque el término municipal de Elche es prioritario, aunque hay colectivos como Margalló Ecologistas en Acción que aseguran que se ha llegado al año de lista de espera.
Lo que preocupa a los vecinos, en este caso, es cómo talar y cortar las palmeras, y cuánto les va a costar. Si se trata de árboles jóvenes, de poco más de un metro de altura, la tarea se puede resolver con relativa facilidad, pero si la palmera mide unos ocho metros un palmerero debe encaramarse e ir troceando, o bien talar directamente si no hay construcciones u otros árboles en las proximidades. Según los datos aportados ayer por una empresa de paisajismo y jardinería que cuenta con palmereros, una palmera de dos metros cuesta en torno a unos 40 euros, mientras que si se acerca a los ocho el precio puede ascender a 150. Si el lugar donde está colocada es de difícil acceso para una grúa o para la maquinaria que pudiera resultar necesaria, el presupuesto sube y puede superar los 300 euros por palmera.
La misma empresa señaló a este diario que varios de sus clientes se han cansado de esperar a que Tragsa recogiera las palmeras taladas: “Se quejan de que tardan mucho en llevárselas porque tienen mucha demanda y muchos clientes nos piden que pasemos nosotros, lo que puede costar otros 60 euros por palmera”.