«Hacemos zumos con nuestra fruta para que el cliente la pruebe antes»

Innovación, promoción de los alimentos ecológicos, desarrollo de canales cortos de comercialización… ¡Lo tiene todo! Nuestras felicitaciones a los impulsores de este negocio. (Nota del editor)

En tiempos díficiles algunas personas como Roberto Aix consideran que lo mejor es buscar una posibilidad de negocio en el sector al que se dedique cada uno y lanzarse. Esta idea la ha llevado a cabo al montar una frutería-zumería con productos ecológicos en Orihuela, ‘Disfruta’. Eso sí, explica que para poder salir adelante hay que innovar y por eso ha creado un nuevo concepto de frutería en el municipio.
-¿ Porqué decidió montar la frutería?
– Mi familia y yo veníamos pensando en montar algo a parte de nuestro trabajo. Mi hermano es profesor y yo soy ingeniero técnico agrícola. Tengo una Sociedad Limitada destinada al tema agrícola, asesoramiento de fincas y todo lo que conlleva. Invertimos en el local comercial que estaba más o menos bien de precio y después de valorarlo durante unos meses, pensamos en montar una frutería ya que era un sector que podiamos dominar y al mismo tiempo teníamos el poder de darle un aire distinto a lo que son las fruterías convencionales.
– ¿Qué es lo que ofrecen?
– En tiempos difíciles, si no innovas un poco en cada sector y buscas algo nuevo, no consigues nada. Si te dedicas a ofrecer lo mismo, estás condenado a morir empresarialmente. Por esta razón, aprovechando que yo trabajo en el sector y que mi hermano es profesor y le gusta lo ecológico y natural, decidimos darle uso a este local que en principio lo íbamos a dividir en partes para alquilarlo. Decidimos montar un negocio por cuenta propia y sabíamos que lo que teníamos que hacer era innovar. Nuestra idea viene de las grandes capitales de España y se presenta al cliente como una frutería y una zumería donde puede coger la fruta que quiera y nosotros le hacemos el zumo al peso y no cobramos nada por hacerlo. Este sistema lo llevamos a cabo para que la gente pruebe los productos que le ofrecemos. Tenemos una zona de catas (como la llamo yo) para ofrecer este servicio. La gente puede venir a desayunar a probar nuestros productos y así cerrar sus dudas sobre nuestras frutas y verduras. De esta forma podrán decidir si comprarlas o no.
– Con los cítricos reivindican la regulación del mercado.
– Sí. Los cítricos en el punto de origen están muy baratos de precio y luego los ves en los grandes supermercados el doble o triple más caros. Por esta razón, en nuestro local los precios de los cítricos son irrisorios para demostrar que hay alguien por en medio de la cadena que está ganando mucho dinero y está perjudicando al agricultor. Los tenemos muy baratos porque no nos cuestan nada. A mi me hacía gracia ver como en un centro comercial te vendían el kilo de naranjas a 1,20 euros y en le huerto de al lado estaban a doce céntimos. En este sentido esta semana hemos estado regalando zumo de naranja a 20 céntimos o al cliente que realiza una compra superior a siete euros le dábamos o una bolsa de naranjas o una de limones con la única de finalidad de que al contrario que el centro comercial y aún siendo un negocio más pequeño, nosotros podemos regalar los cítricos y así demostrar que alguien se aprovecha económicamente en este sector. Con esta medida solo queríamos decir: ¡Basta ya! Porque los agricultores de la Vega Baja que prácticamente viven de esto, no obtenían ningún beneficio de su trabajo.
– ¿De dónde obtienen sus productos?
– Nosotros también somos productores, en la empresa que gestiono tenemos varias fincas en propiedad y otras arrendadas. En este sentido tenemos casi todo el ciclo de la naranja y el limón cubierto para venderlo en la frutería pero si nos hace falta algo lo compramos, porque también contamos con la colaboración de proveedores para poder ofrecer al cliente una amplia variedad de frutas y verduras. Sin embargo cuesta encontrar frutas ecológicas. Es un sector muy complejo ya que el consumidor es muy concreto. Esto al fin y al cabo se rige por la oferta y la demanda y en este sentido, la clientela que pide fruta y verduras ecológicas son personas muy concienciadas y concretas. Las fincas tampoco cultivan ecológicamente todas las variedades por lo que yo tengo que ir por distintas buscando los productos que luego voy a vender en la frutería. En Murcia, sin embargo, sí que está implantado el cultivo ecológico. Hay muchos minifundios que tienen el certificado del gobierno autonómico y en un mismo pueblo te puedes hacer con varios tipos de frutas y verduras.
-¿Qué diferencias existen entre una fruta tratada y una ecológica?
– A nivel nutritivo es grande porque lo que estás comiendo es de origen natural, no lleva ningún producto químico. El abono utilizado está libre de nitrato por lo que es una fruta completamente sana, lo que se producía hace ochenta años en nuestras tierras, cuando no habían insecticidas o cualquier tipo de producto nocivo para la salud. A nivel visual la fruta tratada es mucho más llamativa porque está sometida a tratamientos para que la gente compre con la vista. En este sentido, la fruta ecológica es más fea, pero ésta se encuentra exenta de cualquier tipo de insecticida.
Diario “La Verdad”, 29-01-12